Hoteles en Vigo

Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 95,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 123,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 146,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 80,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 83,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 80,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,4 km
desde 97,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,0 km
desde 53,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
desde 105,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
desde 69,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 76,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,9 km
desde 57,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 79,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,0 km
desde 53,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 48,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 80,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 45,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 52,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 45,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,4 km
desde 50,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,5 km
desde 76,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 32,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 36,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
Distancia (en línea recta)
  • 1,4 km

Vigo, la Atlántida de Julio Verne

Vigo es la ciudad más grande de Galicia y la capital de la provincia de Pontevedra. En esta urbe de 300.000 habitantes, el mar es el protagonista absoluto e indiscutible, como lo atestigua la propia historia de la ciudad. Mucho antes de que el escritor Julio Verne pensara en Vigo para relatar las batallas marítimas de Rande (cuyos tesoros se cree que siguen hundidos en esta costa), Vigo era una humilde aldea de pescadores que nació al abrigo de un mar generoso y de uno de los puertos naturales más hermosos del mundo, entre dos grandes lenguas de tierra que conforman la Ría de Vigo, una de las conocidas “Rías Baixas”. Esta particular formación orográfica dibuja la entrada del mar en largos dedos de agua, creando valles abiertos al océano pero protegidos a los lados. En particular, la entrada de la ría viguesa cuenta con la particularidad de estar protegida por las Islas Cíes, que hoy en día conforman el Parque Natural Illas Atlánticas. Una de las excursiones más recomendables que se pueden hacer en esta zona es precisamente coger el barco que nos lleva hasta las islas, donde, según la prensa internacional, descansa la mejor playa del mundo, la impresionante Playa de Rodas.

Playa, brisa, Albariño y marisco

Vigo es hoy en día uno de los centros industriales del norte de España. Grandes factorías de multinacionales e industrias muy potentes como la naval y la conservera son el motor de esta ciudad cuyo horizonte está recortado por las grúas del puerto y que se despierta cada día al son de las gaviotas y de la maquinaria portuaria. Una excelente perspectiva del hormigueo urbano se aprecia desde el mirador del monte de A Guía. Con todo, una de las estampas más características de Vigo es su costa, que marca el desarrollo de la ciudad. Las playas interminables, con especial mención a la de Samil, se combinan también con restaurantes a la orilla del mar donde disfrutar del mejor marisco fresco y regado con una botella de Albariño. El clima de Vigo es ligeramente mejor que el del resto de Galicia gracias al refugio natural de su ría, y las temperaturas, aunque con inviernos lluviosos, son suaves durante todo el año.