Hoteles en Santiago de Compostela

Distancia (en línea recta)
  • 2,2 km
desde 65,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 8,2 km
desde 69,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,7 km
desde 125,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 75,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,5 km
desde 56,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 118,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 5,1 km
desde 53,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 172,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 64,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 70,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,1 km
desde 95,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 72,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,4 km
desde 60,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,1 km
desde 70,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 129,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 45,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,5 km
desde 90,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 45,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 70,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,3 km
desde 45,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 150,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 109,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 127,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 145,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 7,4 km
desde 65,00 €

Descubriendo un destino milenario

Santiago de Compostela es hoy la capital de Galicia, pero esta ciudad con aires medievales intactos ha sido durante siglos destino para millones de europeos en busca de espiritualidad y purificación. En este centro de peregrinación, uno de los más importantes del mundo en la tradición católica, descansan, según el dogma cristiano, los restos mortales del apóstol Santiago. Según cuenta la tradición, sus discípulos trajeron su cuerpo desde Galilea hasta Galicia en una barca de piedra, con el fin de que su maestro descansara en la tierra en la que había predicado. El descubrimiento del sarcófago del apóstol no se habría producido hasta varios siglos después, en la aldea de Iria Flavia, hoy Padrón. Al parecer, las propias estrellas indicaron la ubicación de los restos que luego se trasladaron a la ciudad del “campo de las estrellas” o “campus stellae”, hoy “Compostela”. Esta leyenda es el mejor punto de partida para comprender la identidad de Santiago de Compostela, la capital de la región más misteriosa de España, donde la magia y la superstición siguen todavía muy presentes.

Siguiendo el Camino

El Camino de Santiago sigue siendo ruta de peregrinación para caminantes venidos de todo el mundo, ya no solo por motivos religiosos, sino como forma de turismo en contacto con la historia y la tradición medieval. Cada año el número de peregrinos aumenta, pero la emoción al llegar a la catedral es para muchos idéntica a la de hace siglos. Las callejuelas de la zona vieja conservan el trazado medieval, empezando por la calle principal, la Rúa do Franco. La mayoría de los caminos llevan a la Plaza del Obradoiro, donde se ofrece una perspectiva impresionante de la catedral y de los edificios históricos circundantes. Las fachadas laterales reciben nombres asociados a los antiguos oficios de los gremios de artesanos. Encontramos así la Azabachería, o la entrada de Platerías. Y si la tradición y la superstición son aquí sagradas, no lo es menos la comida. La gastronomía gallega tiene fama de ser exquisita y abundante, y así lo confirman los miles de restaurantes de esta ciudad. El “pulpo a la gallega” y los mariscos en todas sus variedades son degustación obligada en esta región.