Hoteles en Palma

Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 110,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 96,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,3 km
desde 106,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 135,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 162,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 99,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 135,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 121,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 189,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,3 km
desde 118,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,7 km
desde 108,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,4 km
desde 107,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 8,0 km
desde 66,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
desde 148,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 220,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 128,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 150,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 103,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 10,0 km
desde 72,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,2 km
desde 60,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 135,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,6 km
desde 109,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
desde 90,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 189,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,0 km
desde 59,00 €

Palma de Mallorca, la capital del Mediterráneo

La capital de la comunidad autónoma de las Islas Baleares es el centro turístico de referencia en España, y es que sus atractivos son difíciles de igualar por cualquier destino. Palma de Mallorca se ubica en la bahía de Palma y disfruta de un clima excelente durante todo el año, con una temperatura media de 18 grados. Aunque se trata de una ciudad conocida por el turismo de playa, cada vez son más los que abandonan los resorts de enclaves como Illetas o Magaluf y se acercan a conocer esta ciudad bulliciosa de casi medio millón de habitantes y que se ha convertido en la auténtica capital del Mediterráneo. Palma de Mallorca cuenta con todos los atractivos de un destino de costa y con todas las ventajas de una gran ciudad, permitiendo crear espacios urbanos y un desarrollo económico muy respetable más allá del turismo. Por otra parte, el interés de su barrio histórico y el valor artístico de sus monumentos llama cada vez más la atención en todo el mundo, perfilando Palma como un destino que tiene mucho más que ofrecer además de la playa. Su catedral, sin ir más lejos, es una de las más originales e imponentes de toda España, recortada en el horizonte frente al mar y con obras de arte vanguardistas firmadas por artistas reconocidos. Es especialmente recomendable visitar el mural cerámico firmado por el mallorquín Miquel Barceló, una nota de arte contemporáneo aplicada a la imaginería religiosa.

Un paseo por Palma

El paseo marítimo de Palma de Mallorca, tanto desde el coche como a pie, invita a disfrutar de una ciudad volcada en el mar y diseñada hacia él. Esta vocación marítima se percibe todavía en el trazado de las calles del barrio histórico, donde merece la pena dar un paseo y visitar edificios como el Palacio de la Almudaina, la Lonja o la Plaza Mayor. Más allá del paisaje urbano, las carreteras de salida de la ciudad se adentran en pinares a medida que nos acercamos a la costa. El litoral de cuevas y acantilados perfila la estampa típica del litoral mediterráneo, aquí con aguas cristalinas con diferentes tonalidades de azul y una temperatura agradable que invita al baño y a la navegación.