Hoteles en Oviedo

Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 145,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,7 km
desde 110,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 110,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 99,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,1 km
desde 145,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,1 km
desde 105,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 98,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 127,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 99,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 109,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 79,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,1 km
desde 9.999,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,4 km
desde 129,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,3 km
desde 85,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,0 km
desde 139,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 149,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,5 km
desde 121,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 100,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,1 km
desde 110,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,2 km
desde 88,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
desde 80,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 100,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,5 km
desde 85,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
Distancia (en línea recta)
  • 3,7 km

Oviedo, la perla del norte

Los orígenes de la antigua Ovetum se remontan al siglo VIII, cuando la antigua capital del Reino de Asturias vio la luz. El pasado señorial de Oviedo se respira todavía en sus calles, que conservan una inclinación y un gusto secular por el ambiente medieval, especialmente en zonas como el barrio medieval, aun después de sus sucesivas adaptaciones a un trazado urbano más moderno pero respetuoso con el original. Oviedo es la base de operaciones ideal para conocer las huellas del Románico en la región y para explorar la zona más occidental de la Costa Verde, donde se pueden practicar todo tipo de deportes al aire libre. Como punto de partida podemos tomar el barrio histórico, cuyo carácter peatonal facilita los paseos entre los puntos de interés más destacados de la ciudad. Así, podemos conocer la Catedral, el Palacio del Marqués de San Félix o Camposagrado sin necesidad de coger el coche y percibiendo de primera mano la esencia de las callejuelas antiguas de esta zona de la ciudad.

Un paseo entre Patrimonio de la Humanidad

La torre de la Catedral de Oviedo suele marcar el punto de salida de muchas visitas turísticas de la ciudad. Este templo, joya del Gótico, con su torre, rosetón y entrada porticada es uno de los grandes símbolos de la región de Asturias. La Cámara Santa alberga reliquias como la Cruz de los Ángeles o la Cruz de la Victoria, y son muchos los peregrinos de camino a Santiago que paran en esta ciudad para conocer los tesoros que cobija. Más allá del aspecto religioso, existen otros ejemplos de arquitectura civil que merece la pena conocer, como el Museo de Bellas Artes o el Museo Arqueológico, alojados en el Palacio Velarde y en el Convento de San Vicente. Varias piezas del Románico y del Prerrománico procedentes de iglesias de los valles asturianos se pueden contemplar en sus exposiciones. Asturias puede presumir de ser una de las regiones precursoras en el Románico y el Gótico europeos, y la propia Oviedo nos permite conocer edificios imprescindibles como Santa María del Naranco, la pequeña y encantadora San Miguel de Lillo o San Julián de los Prados, todas ellas declaradas Monumentos Nacionales. Junto con Santa Cristina de Lena, la Cámara Santa y la Fuente de Foncalada estas auténticas obras de arte están reconocidas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.