Hoteles en Las Palmas de Gran Canaria

Distancia (en línea recta)
  • 2,2 km
desde 125,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,9 km
desde 84,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
desde 94,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,9 km
desde 150,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,5 km
desde 54,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,1 km
desde 45,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,1 km
desde 77,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,7 km
desde 45,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,4 km
desde 40,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,5 km
desde 46,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,1 km
desde 48,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 74,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 45,0 km
desde 272,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,8 km
desde 35,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,8 km
desde 55,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,6 km
desde 73,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 49,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,0 km
desde 514,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,7 km
desde 32,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,8 km
desde 40,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,7 km
desde 40,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,0 km
desde 164,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,1 km
desde 76,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
Distancia (en línea recta)
  • 3,2 km

Las Palmas, paraíso de norte a sur

Desde las montañas que se extienden hacia el norte hasta las playas de arena fina que bordean su costa sur, Las Palmas de Gran Canaria es una ciudad que garantiza sol y playa de forma prácticamente perenne. Sus temperaturas suaves a lo largo del año la convierten además en un destino imperecedero para todos aquellos que buscan un clima tropical sin alejarse demasiado de Europa. Además, esta urbe canaria es el mejor ejemplo del contraste entre la vocación turística y el legado histórico, permitiendo al viajero adentrarse en la cultura guanche y su pasado colonial. La cercanía con África le otorga además una ubicación estratégica que ha cristalizado en un mestizaje cultural muy rico y variado.

Una ciudad con el alma dividida

La capital de la isla se caracteriza por su dualidad en dos puntos clave. Las Palmas de Gran Canaria, por un lado, y Puerto de la Luz, por otro, dibujan la ambivalencia de esta capital con el corazón dividido y con un pasado forjado por sus habitantes y sus visitantes. La importancia e Puerto de la Luz desde el siglo XIX se aprecia todavía en la belleza de sus edificios modernistas, en una zona fuertemente influenciada por las relaciones comerciales con Gran Bretaña. Hoy en día, esta área todavía marca la separación con la zona más “veraniega”, donde nos encontramos con la playa de Alcaravaneras y su puerto. Pero sin duda son arenales conocidos en toda España, como la Playa del Inglés, los que dan fama a esta isla amada y visitada por miles de turistas cada año, muchos de los cuales tienen aquí segundas residencias. Las dunas de Maspalomas, sus instalaciones de golf y la posibilidad de practicar deportes acuáticos y al aire libre en cualquier época del año convierten a esta isla y a su capital en auténticos paraísos para los que buscan oasis cercanos.