Hoteles en Karlsruhe

Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 97,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 99,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,3 km
desde 54,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 94,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 55,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 77,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,4 km
desde 70,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,3 km
desde 74,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 59,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 59,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,7 km
desde 154,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 112,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 75,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,1 km
desde 79,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,0 km
desde 107,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,8 km
desde 69,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 79,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 89,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 79,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 9,7 km
desde 80,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,1 km
desde 79,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,4 km
desde 58,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,8 km
desde 55,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 74,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,1 km
desde 75,00 €

Karlsruhe, la Versalles de Alemania

La ciudad de Karlsruhe es una de las más importantes del estado de Baden-Würtemberg, no sólo por su considerable patrimonio histórico, por la belleza de sus jardines y de sus paisajes, sino también por ser un centro de innovación científica y tecnológica, gracias a una universidad que a lo largo de los dos últimos siglos ha formado a generaciones de científicos que han permitido que la ciudad prosperara y encontrase su lugar como centro de investigación. También es una ciudad muy importante desde un punto de vista administrativo, ya que en ella se encuentran algunas de las Administraciones de Justicia más importantes de la República Federal de Alemania.

Cómo llegar a Karlsruhe

Karlsruhe es una ciudad con un sistema de transporte moderno, completo y eficiente. La ciudad dispone de un aeropuerto con destinos nacionales e internacionales situado a pocos kilómetros del centro y segundo por importancia y tráfico de pasajero sólo al de Stuttgart. Karlsruhe también es un importante nudo ferroviario, ya que está situado en el corredor que conecta Frankfurt del Meno con Basilea, un trayecto que tiene mucha importancia comercial y turística. También se trata de uno de los puertos de interior más grandes y traficados de Alemania, ya que se encuentra a la orilla de uno de los grandes ríos de Europa Central, el Rin.

Qué ver en Karlsruhe

La ciudad de Karlsruhe es una ciudad relativamente joven, especialmente si la comparamos con muchas otras ciudades de la región, con un pasado que ahonda sus raíces en la Edad Media. Karlsruhe fue construida por voluntad del margrave del ducado de Baden a partir de 1715, y el proyecto inicial fue ideado cuidadosamente por el arquitecto Jakob Friedrich von Batzendorf, que dibujó un plano en forma de abanico. El centro del plano era constituido por el famoso Palacio de estilo barroco, una especie de Versalles en miniatura, que fue el núcleo desde donde comenzó la ampliación de la nueva ciudad. La torre del Palacio es el centro de la ciudad, desde la que se irradian hasta 32 calles que conforman el ‘abanico’ sobre el que está construida. Este importante edificio fue sede de los reyes de Baden y no sólo tiene interés la visita de sus bellas estancias, sino que también el jardín merece un largo y relajado paseo.

El resto de la ciudad de Karlsruhe se construyó desde finales del siglo XVIII y muchos de sus edificios más representativos están construidos en estilo clasicista. El 80% de la ciudad quedó en ruinas tras la Segunda Guerra Mundial, aunque la labor de reconstrucción fue rápida y cuidadosa. Entre los edificios que merecen ser visitados están la famosa Iglesia Evangélica y el edificio del Ayuntamiento. El Ayuntamiento es un claro ejemplo de arquitectura clasicista y, lo que vemos hoy en día, es una reconstrucción de la obra erigida en 1810. Está ubicado en la céntrica Plaza del Mercado, junto a la Iglesia Evangélica, y constituyen un conjunto arquitectónico de gran belleza e interés artístico.

Para los amantes de las compras, es muy recomendable visitar la Kaiserstrasse, llena de tiendas de ropa y de bares y restaurantes en los que disfrutar de la comida y de la buena cerveza.

Dónde comer en Karlsruhe

El sur de Alemania es un lugar excelente para disfrutar de la mejor tradición gastronómica de este país, sus vinos y sus cervezas. Karlsruhe no se queda atrás y ofrece lo mejor de la cocina de Baden Würtemberg.

El restaurante Kommoedchen está decorado con encanto y elegancia, y ofrece platos de la cocina alemana, como las pastas rellenas tan típicas de esta zona, con un ligero toque de fusión con elementos de comida mediterránea. Muy recomendable ojear la carta de vinos y dejarse recomendar por el personal, muy atento y amable.

Para los que quieran sumergirse de lleno en la tradición de Baden, el restaurante Gaststaette Kleingartenverein Rheinstrandsiedlung es una visita obligada. Se trata de un lugar cálido y acogedor, que dispone de un pequeño y encantador jardín, en el que sentarse a descansar saboreando una cerveza local.

¿Quién dice que para comer bien hay que gastarse una fortuna? El bar-restaurante Stovchen es una opción perfecta para un desayuno o una comida rápida y barata sin renunciar ni siquiera a una pizca de calidad y de trato amable.

Dónde encontrarlos:

Restaurante Kommoedchen
Marienstr. 1, 76137 Karlsruhe

Gaststaette Kleingartenverein Rheinstrandsiedlung
Am Anger 29, 76189 Karlsruhe

Stovchen
Waldstrasse 54, 76133 Karlsruhe

Indique sus fechas de viaje para obtener las mejores ofertas hoteleras.