Hoteles en Frankfurt am Main

Distancia (en línea recta)
  • 13,7 km
desde 60,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,3 km
desde 79,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
desde 40,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 8,8 km
desde 89,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,3 km
desde 126,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,2 km
desde 80,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 6,8 km
desde 120,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 5,5 km
desde 74,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 5,9 km
desde 129,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 5,0 km
desde 77,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,3 km
desde 65,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 12,0 km
desde 85,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,5 km
desde 69,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,1 km
desde 120,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 6,2 km
desde 75,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,1 km
desde 69,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,8 km
desde 175,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,6 km
desde 99,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,3 km
desde 84,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 69,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,7 km
desde 59,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 80,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,6 km
desde 65,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 116,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,2 km
desde 79,00 €

Frankfurt en un día

photo de Francfort - hotel.info La capital financiera de Alemania es un continuo hervidero de gente que viene y va, ciudad dinámica y cosmopolita como pocas. Frankfurt-am-Main (en español Fráncfort del Meno) se ha desarrollado en torno al comercio y los negocios ya desde el siglo XII, pero en las últimas décadas la ciudad se ha convertido en el principal símbolo del progreso y la vanguardia. Fruto de ello, conviven en armonía un casco antiguo marcado por símbolos burgueses y señoriales caserones y un centro financiero cuyo skyline se ha nutrido de impactantes rascacielos y modernísimos edificios. Bienvenido a “Mainhattan”.

Un paseo por el Frankfurt más antiguo

No hay mejor punto de partida en Frankfurt que la céntrica plaza Römerberg. A su alrededor se suceden las principales atracciones turísticas del Altstadt, el casco antiguo de la ciudad. Y es que aquí están el Ayuntamiento, Ostzeile (seis pintorescas casas de madera, una de las estampas más famosas de la ciudad), la Alte Nikolaikirche (una bella iglesia de estilo gótico) y la impresionante Gerechtigkeitsbrunnen (la estatua que corona la plaza y que evoca la figura de la Justicia). Esta plaza tiene mucha vida y es uno de los lugares preferidos por los locales para encontrarse y por los turistas para descansar y reponer fuerzas en sus visitas a la ciudad, pues en los laterales de la plaza hay varias cafeterías y restaurantes.

Detrás de la plaza, encontrarás la Paulskirche (la Iglesia de San Pablo), que aunque fue inaugurada en el siglo XVIII como iglesia protestante, fue también la sede del primer parlamento alemán. Es, gracias a esto, uno de los edificios más importantes de Alemania.

La casa de Goethe y otros puntos de interés

No muy lejos, si continúas tu camino hacia el oeste, hallarás otro de los símbolos de Frankfurt: la Casa de Goethe. Reconstruida tras la Segunda Guerra Mundial, conserva parte del esplendor con que había sido levantada a finales del XVIII. La casa alberga artículos de la vida cotidiana del autor y además ofrece una interesante exposición de pintura y escultura del barroco y el romanticismo.

Cerca de aquí está otra de las principales plazas del Frankfurt más antiguo (aunque esto es mejor cogerlo con pinzas, pues casi todo en esta ciudad ha sido reconstruido después de la Segunda Guerra Mundial, eso sí, siguiendo las estructuras originarias): Hauptwache. Tiene un aspecto muy particular, con una terraza en desnivel que acaba en un área peatonal subterránea. Es un buen momento para que pares a comer, pues aquí la oferta de restaurantes es enorme. También vale la pena pasear por las diferentes tiendas del entorno.

¿Una visita a Mainhattan?

Ya por la tarde, da el salto a la zona más moderna, la que ha recibido el apelativo de “Mainhattan”. El mejor plan aquí es subir a la Main Tower y admirar la vista 360º de Frankfurt que ofrece este gran edificio de 200 metros de altura. Eso sí, ten en cuenta que éste no es el edificio más alto de Frankfurt, pues le ganan otros rascacielos como la Commerzbank Tower o el edificio Messe Turm.

Sachsenhausen: el barrio de moda

Para acabar el día a lo grande, nada mejor que buena comida y buena música. Para ello, deja de lado los grandes rascacielos y adéntrate en Alt-Sachsenhausen. Es el barrio de moda entre los más jóvenes y en los últimos años se han instalado modernos bares de aire internacional. Aunque, aquí, la tradición sigue siendo ir a los “Kneipen”, bares con música en directo, o a los “Äppelwoi”, tabernas de comida tradicional. En ambos casos, además de la cerveza, la estrella es la “Ebbelwoi”, la sidra alemana.

Indique sus fechas de viaje para obtener las mejores ofertas hoteleras.