Hoteles en Hamburgo

Distancia (en línea recta)
  • 1,7 km
desde 87,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 229,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 6,9 km
desde 122,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,1 km
desde 160,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 7,2 km
desde 112,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 10,5 km
desde 94,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
desde 158,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 8,8 km
desde 140,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 127,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,6 km
desde 80,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,1 km
desde 122,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 11,7 km
desde 109,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 225,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,5 km
desde 144,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 8,0 km
desde 137,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 6,3 km
desde 107,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,8 km
desde 97,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 14,8 km
desde 76,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 199,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 220,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 8,5 km
desde 84,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,9 km
desde 84,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,8 km
desde 97,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,6 km
desde 148,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 9,7 km
desde 159,00 €

Un día en Hamburgo

hamburg

La segunda ciudad más poblada de Alemania, Hamburgo, es también una de las más bellas y modernas del país. Por eso, aunque sólo tengas un día para dedicarle, no dejes de recorrer la ciudad y cruzar de lado a lado a través de sus miles de puentes. Probablemente no lo sepas, pero si juntamos Venecia y Ámsterdam, con todos sus canales, entre las dos aún tendrían menos puentes que Hamburgo, ¡que suma 2.300!

Todo lo interesante: en Hamburg-Mitte

Hamburgo es, sin embargo, muy grande, pues está compuesta de siete distritos que conforman algo así como municipios propios. En un día es imposible conocer más de uno, por eso vale la pena que te quedes en Hamburg-Mitte, el centro de Hamburgo. Aquí están algunos de los barrios más interesantes y sorprendentes, ¡seguro que la visita no te defraudará!

Eso sí, en Hamburgo no esperes ver grandes monumentos y museos históricos. Más bien al contrario, el gran atractivo de esta ciudad es su animado ambiente comercial y su gran oferta de ocio, con restaurantes y animados pubs donde comer bien y escuchar buena música. Por eso, para “adentrarte” en la ciudad, lo mejor es que empieces por el Innenstadt, el auténtico centro de la ciudad. Una vez que llegues aquí (está muy cerca de la estación central) te darás cuenta de que estás en el paraíso de las compras. Eso sí, hay dos calles que destacan por encima de todas las demás: Mönckebergstraße y Spitalerstraße. Las tiendas de música y de moda son las auténticas protagonistas aquí, pero también encontrarás otro tipo de productos para el hogar, de belleza, etcétera. Por cierto, muy cerca hay un centro comercial muy concurrido: Europa Passage, donde están las boutiques de las marcas de moda más conocidas internacionalmente y hay además un gran supermercado.

Recorre el Alster

Cuando te hayas cansado del furor comercial, dirígete al lago Alster, no te llevará más de 10 minutos. En esta zona también están algunas de las tiendas de diseño más bonitas de la ciudad, pero sobre todo el lago ofrece un bello paseo para recorrer. Por cierto, durante el paseo encontrarás un montón de restaurantes y cafeterías, por lo que puede ser un buen momento para sentarte en alguna terraza a descansar o comer directamente, si tienes hambre. Nosotros te recomendamos el muy popular Cafebar Wien, un barco de madera que es a su vez cafetería y donde es posible probar las mejores especialidades dulces de la ciudad. Si tienes tiempo, también puede ser una buena idea recorrer el Alster y el río Elba en barca. En este paseo podrás ver pequeñas embarcaciones atracadas que se emplean para hacer tours turísticos. Suelen durar una hora y media y es una buena oportunidad para ver la ciudad desde el otro lado.

Speicherstadt y el puerto bien valen un paseo

La cara más tradicional e histórica de Hamburgo está en Speicherstadt, un barrio pesquero construido sobre los canales como una especie de zona franca, que funcionaba como lugar de paso por el que introducir bienes sin pagar aduanas. Vale la pena ver los grandes edificios de almacenes levantados en esta zona, de estilo neogótico y ladrillo rojo. Además, muy cerca hay dos atracciones interesantes: el Deutsches Zollmuseum (el Museo de Aduanas) y la mazmorra de Hamburgo.

Muy cerca, el puerto es otro lugar con un gran atractivo. Popularmente se lo conoce como la “Puerta al mundo de Alemania” y es que se trata del puerto más grande del país y uno de los más importantes del mundo. Es una buena experiencia conocer el Fischmarkt, el antiguo mercado de pescado (la feria tiene lugar los domingos por la mañana), pero también acercarse a Hafencity y ver cómo avanzan las obras de este gran barrio moderno (es un proyecto con el que se quieren modernizar los antiguos almacenes que llegan hasta Speicherstadt creando un área de grandes edificios arquitectónicamente vanguardistas y áreas comerciales).

Música y teatro en St. Pauli

Para acabar el día, vete a Sankt Pauli, pues no hay lugar más animado en Hamburgo que este barrio. Aquí están los principales teatros y los clubes nocturnos más de moda de la ciudad. Además, la importancia cultural del barrio viene ya de lejos, pues en algunos de sus más renombrados locales, como Top Ten e Indra Club, actuaron incluso los Beatles.

También vale la pena darse un paseo por Reeperbahn, el impresionante “barrio rojo” hamburgués, y, si eres chico, pasa por la calle Herbertstraße, una de las más pintorescas, completamente dedicada a la prostitución. Eso sí, las mujeres no son bien recibidas y cuando acceden a esta calle se arriesgan a que les echen un cubo de agua fría por encima.

Indique sus fechas de viaje para obtener las mejores ofertas hoteleras.