Hoteles en Stuttgart

Distancia (en línea recta)
  • 2,5 km
desde 96,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,0 km
desde 120,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 45,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 98,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 45,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 39,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,6 km
desde 84,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 6,0 km
desde 82,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 8,6 km
desde 129,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,3 km
desde 45,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 8,0 km
desde 81,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,8 km
desde 89,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,9 km
desde 110,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 7,0 km
desde 89,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,4 km
desde 119,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 7,7 km
desde 78,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,1 km
desde 130,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 6,3 km
desde 69,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,0 km
desde 115,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,9 km
desde 112,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,8 km
desde 59,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,6 km
desde 92,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,5 km
desde 79,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,0 km
desde 59,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,1 km
desde 89,00 €

Stuttgart en un día

Es la puerta de entrada a la Selva Negra y el centro de la ciudad está rodeado de colinas y bosques, lo que da una idea del bello paraje natural en el que se enclava Stuttgart, la capital del estado alemán de Baden-Wurtemberg. Una bonita ciudad que es, además, muy fácil de visitar, con las principales atracciones turísticas muy cercanas unas de otras y con dos grandes atractivos para los amantes del mundo del motor: los museos de Mercedes Benz y de Porsche.

Schlossplatz: el centro de todo

Es en el corazón de la ciudad, en torno a Schlossplatz, donde se concentran la mayor parte de puntos de interés turístico, por lo que ahí es donde debe empezar tu ruta de un día en Stuttgart. A pocos metros de distancia uno del otro está el Castillo Antiguo y el Nuevo Palacio, el Königsbau Passagen y el principal museo de arte, el Kunstmuseum.

Vale la pena echar un vistazo a los palacios. El Castillo Antiguo tiene su origen en el siglo X, cuando estaba rodeado por fosos, pero sufrió numerosas reconversiones y reconstrucciones, en el Renacimiento y tras la Segunda Guerra Mundial, hasta dar lugar al edificio actual. Justo a su lado, el Nuevo Palacio fue construido en el siglo XVIII para sustituir al castillo.

Uno de los laterales de Schlossplatz lo ocupa el edificio Königsbau, una impresionante edificación que destaca, sobre todo, por las 34 columnas que recubren su fachada. Hoy en día, el inmueble es un enorme centro comercial, por lo que si quieres llevarte algún souvenir, ¡aprovecha ahora!

Vistas panorámicas a la plaza y algunas propuestas para comer

Por su parte, el Kunstmuseum es un llamativo edificio en forma de cubo que esconde una de las mejores vistas de la ciudad, desde su parte superior. Además, este museo tiene una importante colección de obras de los pintores Otto Dix y Willi Baumeister. Por cierto, si al terminar la visita tienes hambre, uno de los mejores restaurantes de Stuttgart se encuentra en este museo, “The Cube”. Su carta ofrece muy buenas propuestas de alta cocina a buen precio y las vistas sobre la plaza son fantásticas.

Si, por el contrario, lo tuyo es la comida rápida, muy cerca, en Calwer Straße está una de las hamburgueserías más afamadas de esta ciudad: Udo-Snack.

¿Museo del automóvil o uno de los mayores parques de Europa?

Por la tarde hay dos planes posibles: o bien visitar alguno de los museos sobre el automóvil o seguir descubriendo los rincones más especiales de la ciudad. En el primer caso, has de elegir sólo un museo, el de Mercedes Benz o el de Porsche, pues hay tanto que ver en ambos –sobre todo en el primero- que necesitarás varias horas para completar los recorridos por la historia de los vehículos de motor que ambos proponen.

Si prefieres la segunda opción, entonces dirígete a Wilhelma, el que sin duda es uno de los parques botánicos y zoológicos más grandes de Europa. Estos impresionantes jardines albergan alrededor de 10.000 animales y 5.000 plantas exóticas y su arquitectura de estilo morisco le ha valido el sobrenombre de “la Alhambra del Neckar”.

Para compradores compulsivos

¿Todavía tienes tiempo para hacer algunas compras? La oferta es variada en esta ciudad: en Königstrasse están las firmas internacionales de mayor renombre; en el barrio de Gerberviertel se dan cita pequeñas boutiques llenas de encanto; y el barrio de Bohnenviertel es famoso por sus tiendas de antigüedades.

Degusta las más típicas especialidades suabas

Finalmente, no hay mejor forma de acabar el día que probando un buen plato de cocina local. Stuttgart tiene una tradición culinaria particular, donde destacan las Maultaschen (un plato elaborado con espinacas y carne que se sirve envuelto en una pasta) y los Spätzle (una especie de pasta casera que se emplea como guarnición, por ejemplo en platos de carne). Para probar estas especialidades suabas, los mejores restaurantes son: Calwer-Eck-Bräu, la cervecería más antigua de la ciudad, que además sirve su propia cerveza; Weinstube Klösterle; y Kachelofen Weinstube.

Indique sus fechas de viaje para obtener las mejores ofertas hoteleras.