Hoteles en Padua

Distancia (en línea recta)
  • 2,8 km
desde 85,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,6 km
desde 105,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 84,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,3 km
desde 89,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,5 km
desde 75,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 105,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,9 km
desde 86,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 6,2 km
desde 79,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 116,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,3 km
desde 84,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,1 km
desde 70,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,3 km
desde 119,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 70,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 69,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,1 km
desde 71,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 59,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 95,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 6,0 km
desde 82,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 61,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 138,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 100,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 88,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 97,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 5,8 km
desde 70,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,2 km
desde 88,00 €

Padua: un pedazo de la verdadera Italia

Con su majestuosidad medieval, sus fachadas de filigrana y su vibrante vida juvenil, Padua no podría ser más distinta de lo que es su vecina Venecia. Su paisaje diverso y cegador, que confirma la esencia italiana de Padua, aún no tiene tanta fama entre los turistas, pero ofrecen a todos ellos una visión arrebatadora de arquitectura antigua. Aunque en tiempos pasados fue uno de los centros distintivos del control fascista durante la Segunda Guerra Mundial, ha sabido reconstruirse y ahora presenta un escenario muy próspero.

Unas decoraciones muy placenteras

La Capilla de los Scrovegni es un festival de majestuosidad, y considerada como una respuesta de Padua a la Capilla Sixtina de Roma. Su esencia renacentista resplandece a través de los magníficos frescos, que representan escenas bíblicas pintadas por el pionero Enrico Scrovengi.

En un estilo muy típicamente italiano, la iglesia principal de Padua también es impresionante, con sus torres, pórtico y estatuas que se combinan en una amalgama arquitectónica que data del siglo XII. En su interior, en las profundidades del Tesoro de la Capilla, descansan los restos de San Antonio de Padua, lo cual atrae a miles de devotos año tras año.

Una estupenda colección

Uno de los mayores puntos de interés cultural de Padua, y más originales, es el Museo Labaratorio, que acoge en su interior una magnífica colección de objetos y artefactos recolectados por un profesor retirado que, además, ofrece visitas guiadas por su impresionante taller.

Para una visita más convencional, también podemos acudir al Museo Cívico en el casco histórico de la ciudad. Allí se reúnen una importante colección de obras de arte italianas e internacionales.

Comer en Padua

Para comer en un restaurante con mucha tradición culinaria y disfrutar de una experiencia auténtica, podemos acudir al Zaramella, un local con una atmósfera muy especial que enriquecerá todos esos platos de pasta fresca y las carnes tan típicas de la ciudad (Largo Europa, 9 35137 Padua, Italia).