Hoteles en Rome

Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 187,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,7 km
desde 113,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,6 km
desde 139,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 169,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 10,7 km
desde 110,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 19,3 km
desde 67,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,0 km
desde 129,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,6 km
desde 33,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 288,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 81,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,4 km
desde 40,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,0 km
desde 54,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,6 km
desde 77,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,0 km
desde 59,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
desde 57,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 67,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,9 km
desde 59,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 9,5 km
desde 103,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,7 km
desde 126,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,0 km
desde 60,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 135,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,3 km
desde 70,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
desde 105,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,7 km
desde 178,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 6,0 km
desde 81,00 €

Un día para vivir Roma

Conocer Roma en un día es una tarea realmente complicada, pero te daremos algunas pistas para que puedas sentirte romano por un día. Visitarás los lugares imprescindibles e incluso tendrás tiempo de deleitar a tu paladar con un buen plato italiano.

Empieza por el Vaticano

La Capilla Sixtina y los Museos Vaticanos son un “must” cuando se viaja a Roma, pero si solamente tienes un día, nuestro consejo es que dejes esta visita para un viaje posterior. Entrar en los Museos Vaticanos y admirar las maravillas de Miguel Ángel te llevará unas cuatro horas, lo que te impedirá conocer otras zonas de la ciudad que también valen muchísimo la pena. Sin embargo, y para que te quites el gusanillo, la ruta que te proponemos empieza precisamente en la Plaza de San Pedro, pues una cosa es dejar la visita para otra ocasión y otra muy distinta perderse la oportunidad de admirar este fantástico complejo. Cruza después al otro lado del Río Tíber, pero asegúrate de hacerlo por delante del Castillo de Sant'Angelo, y comienza tu recorrido por el centro de Roma.

Historia y mucho más

Es inevitable que pases por la bella Piazza Navona, donde se encuentra la famosa Fuente de los Ríos. Avanzando un poco más por Corso Risnacemento, alcanzarás el Panteón de Agripa. ¿Te apetece un helado? En ese caso estás de suerte, pues muy cerca se encuentran dos de las mejores heladerías de la capital italiana: la que ostenta el título de ser la más longeva de la ciudad, Giolotti, cuya carta cambia durante el año en función de las frutas de temporada; y San Crispino. Y si con el helado no has podido saciar tu apetito, aprovecha para buscar un restaurante donde comer, pues aquí se encuentran algunos de los mejores de la ciudad, como la Enoteca Corsi, un lugar muy familiar donde te parecerá que estás comiendo un plato hecho por tu madre, o Di Rienzo, que tiene unas preciosas vistas a la Piazza della Rotonda y cuya especialidad, como no podría ser de otra forma, es la pasta.

Al Panteón sólo lo separan algunos metros de la famosísima Fontana di Trevi, a cuya derecha, a escasos 200 metros, verás el Quirinale, la sede del Gobierno de Italia. Desde la Fontana di Trevi toma la Vía Propaganda y llegarás a la también archiconocida Piazza di Spagna, coronada por la monumental escalinata de 135 peldaños que da acceso a la iglesia de Trinitá dei Monti. Junto a la Piazza di Spagna está la Via dei Condotti, la milla de oro italiana, donde se dan cita las grandes casas de moda. Muy cerca, en la Via dei Babbuino, encontrarás casi todas las tiendas de arte y antigüedades de la ciudad y un café imprescindible: el Museo Café Canova Tadolini, que además de servir de lugar para descansar tomando algo es un museo con esculturas impresionantes.

Dado que no dispones de mucho tiempo, nuestra recomendación es que, desde aquí, te muevas en taxi o metro hasta el Coliseo, una de las Siete Maravillas de la Humanidad.

¿Demasiada historia? Busca un plan “underground”

Si después de este recorrido histórico por Roma, te apetece distraerte en un ambiente completamente diferente, da el salto hasta el Barrio de San Lorenzo, al sudeste de la zona de Termini. Probablemente aquí no encontrarás las multitudes de turistas que habrás visto durante todo el día, pero a cambio verás una Roma completamente diferente: calles llenas de obras de arte en forma de graffiti, buenos restaurantes a precios mucho más asequibles que en el centro histórico y pubs con un ambiente realmente alternativo.

Trastévere para disfrutar de una buena cena

Es el momento de descansar y reponer fuerzas y, para eso, nada mejor que ir al barrio del Trastévere. Por sus estrechas y empedradas calles se suceden magníficos restaurantes, muchos de ellos con terrazas que harán la velada si cabe más especial. Entre los mejores restaurantes de comida tradicional italiana están el Marco G, Da Enzo al 29 y Spirito Divino. Si te apetece pizza, entonces no te lo pienses y prueba las de Dar Poeta.

En el Trastévere no solamente podrás cenar, sino que también encontrarás pubs y sitios interesantes para tomar una copa. En muchos incluso podrás disfrutar de música en directo.

Finalmente, para rematar la noche nuestro consejo es que subas a la Colina del Gianicolo, muy próximo al barrio del Trastévere, para disfrutar de las vistas más increíbles de Roma.

Otros imprescindibles

¿Tienes más días para visitar Roma? Entonces dedica más tiempo a descubrir los lugares que acabamos de mencionar y añade estos otros:

• Mercados de Trajano
• Campidoglio y Museos Capitolinos
• Termas de Caracalla
• San Pablo Extramuros
• Barrio Judío
Indique sus fechas de viaje para obtener las mejores ofertas hoteleras.