Hoteles en Faro

Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 88,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 125,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,5 km
desde 56,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 7,0 km
desde 63,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,5 km
desde 59,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 46,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 60,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 9,5 km
desde 60,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 62,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 48,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,6 km
desde 50,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 105,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 8,8 km
desde 144,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,4 km
desde 35,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 33,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
Distancia (en línea recta)
  • 2,5 km
Distancia (en línea recta)
  • 8,4 km
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
Distancia (en línea recta)
  • 4,7 km
desde 128,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,9 km
desde 216,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,9 km
desde 179,00 €

Faro: gobernando el Algarve

Habitualmente, muchos turistas buscan en Faro el típico destino turístico de complejos hoteleros, tan frecuente en el sur de Portugal. Por desgracia, esto no es así, aunque es una desgracia relativa, ya que el encanto de Faro, con su carácter de ciudad tradicional y entrañable, compensa cualquier decepción en este sentido. Además de los atractivos que ofrece la ciudad en su interior, también hay maravillas naturales que merecen la pena en sus alrededores, como el Parque Natural da Ria Formosa o las preciosas playas de la costa.

La majestuosidad de la ciudad vieja

Dentro de las murallas de la llamada Ciudad vieja hay una miríada de calles medievales adoquinadas, en cuyos rincones se esconde una rica herencia cultural e histórica. Uno de los ejemplos en forma de construcción de esta herencia es el Arco de Vila, que elegantemente nos señala la entrada a la ciudad amurallada.

También merece la pena un detallado vistazo al Paço Episcopal, y a la cercana Catedral de Santa Maria, construida en el siglo XIII tras la reconquista cristiana de la ciudad.

El lado cultural en Faro

Entre las paredes del antiguo Convento de Nuestra Señora de la Asunción encontraremos la impresionante colección del Museo Municipal; sus objetos más preciados son los mosaicos que datan del siglo III, y las deslumbrantes pinturas sobre leyendas locales.

Dónde comer en Faro

El elegante, y a la vez, sencillo encanto del Restaurante A Taska será otro de esos lugares donde Faro continúa con su seducción sobre los que la visitan y exploran. Esta taberna tradicional sirve las mejores especialidades de la cocina del Algarve, siempre expuestas en el menú de su pizarra para disfrute de cada uno (Rua do Alportel 38, Faro. Portugal).