Hoteles en Porto

Distancia (en línea recta)
  • 9,0 km
desde 84,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 150,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 75,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,6 km
desde 159,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 11,8 km
desde 121,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 117,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,8 km
desde 86,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 149,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 105,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,3 km
desde 83,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 340,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,9 km
desde 139,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 143,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,7 km
desde 284,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 199,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,0 km
desde 94,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,6 km
desde 89,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,5 km
desde 250,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,1 km
desde 118,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 79,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,5 km
desde 81,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 59,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 260,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,2 km
desde 70,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,1 km
desde 300,00 €

Lo mejor de Oporto en un solo día

Oporto es una ciudad de las que enamoran y llevan al visitante a querer quedarse para siempre, incluso aunque sólo la hayan vivido un día. Eso precisamente es lo que te proponemos: una ruta de un día por la capital del Norte de Portugal para descubrir sus rincones más especiales. Eso sí, mejor usa calzado cómodo, pues las adoquinadas calles de Oporto tienen no pocas pendientes.

Avenida dos Aliados, el centro de todo

Si no sabes por dónde empezar, no lo dudes ni un instante, plántate en la Avenida dos Aliados y, desde ahí, tendrás accesibles todos los lugares de interés de la ciudad. En esta espectacular avenida, rodeada de edificios de estilo modernista, está el Ayuntamiento y, al final de ella, se encuentra la Praça da Liberdade, coronada por una escultura ecuestre del Rey Pedro VI. A la izquierda está la Estación de Sao Bento, una impresionante estación de ferrocarril que será tu primera parada aunque no tengas ningún tren que coger. El vestíbulo es impresionante, decorado de arriba abajo con mosaicos de azulejos blancos y azules que muestran la historia de Portugal.

Desciende por la Rúa Mouzinho Silveira hacia el Mercado Ferreira Borges, un bonito edificio de hierro rojo que ya no se utiliza como mercado, sino para actividades culturales. Frente a él encontrarás el Palacio de la Bolsa, otro espectacular edificio de estilo neoclásico. Llegado a este punto estarás ya en el barrio de Ribeira, que abarca la ribera del río Duero. Pasea siguiendo la orilla del río y aprovecha para descansar en alguna de las muchas terrazas que encontrarás a tu paso.

A la orilla del Duero: las mejores bodegas

Aquí encontrarás el Puente de Luís I, que te permitirá cruzar al otro lado del río. Te parecerá que sigues en Oporto pero, en realidad, estarás ya pisando el municipio limítrofe, Vila Nova de Gaia. Aprovecha para contemplar toda la vista del casco histórico de Oporto, es realmente bonita. Aquí, además, se encuentran las principales bodegas de la ciudad y muchas de ellas permiten la visita a sus instalaciones y a pequeñas salas-museo para conocer mejor la cultura del vino portugués. En este punto, te recomendamos que pares a comer en alguno de los restaurantes con terraza que encontrarás en el camino: buenos platos con vistas al Duero y marinados por los mejores vinos portugueses.

Si tienes tiempo, hay dos planes muy interesantes para hacer aquí: el recorrido en teleférico por la orilla del río o coger uno de los barcos que hacen el tour por el Duero.

Visita la catedral y el barrio de Batalha

Cruza de nuevo a Oporto y, a la derecha del Puente de Luís I, verás la Muralha Fernandina. Precisamente, en la parte alta de la fortaleza está la Catedral de Oporto, que integra numerosos estilos arquitectónicos debido a las sucesivas reformas que ha sufrido desde su construcción en el siglo XII. Cuando estés aquí te encontrarás en el barrio de Batalha. Aprovecha y callejea por él, descubrirás el Oporto más auténtico.

Merienda en el Café Majestic

Muy próxima a la Praça da Batalha se encuentra la Rúa Santa Catarina. Una de las principales zonas comerciales de la ciudad. Aquí, además, es imprescindible hacer una parada en el Café Majestic, un local impresionante que todavía conserva todo el esplendor de los años 20, cuando abrió sus puertas. Su gran selección de tartas y pasteles es el acompañamiento perfecto a una buena taza de té o café.

¿Y para cenar?

Regresa a la Avenida dos Aliados, en esta zona encontrarás interesantes restaurantes para todos los gustos, desde la cocina más tradicional hasta las propuestas más modernas. Además, estarás al lado de la zona de marcha nocturna por excelencia, por si te apetece acabar el día con un buen cóctel. Para ello, muévete entre la Torre dos Clérigos y la Praça Carlos Alberto, entre sus calles encontrarás modernos y cuidados locales de copas, sobre todo en la Rúa Galeria de Paris. Si estás en la zona, sin duda has de probar el “Cosmo Porto”, el cóctel más famoso del Bar Baixa y que es una versión del Cosmopolitan clásico que sustituye el vodka por vino de Oporto.