Hoteles en Évora

Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 25,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,9 km
desde 80,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 78,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,7 km
desde 65,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 97,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 130,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 96,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 38,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 81,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 122,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 5,7 km
desde 120,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 60,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 98,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,1 km
desde 35,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
desde 45,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,2 km
desde 30,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,1 km
desde 62,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,0 km
desde 56,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,0 km
desde 38,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 6,0 km
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
Distancia (en línea recta)
  • 7,0 km
desde 165,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 24,7 km
desde 60,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 25,3 km
desde 75,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 25,4 km
desde 85,00 €

El dorado esplendor de Évora

Évora puede definirse tan fácilmente como un museo al aire libre. Sus raíces romanas y el haber sido residencia real de los monarcas portugueses es algo de lo que no puede desprenderse, y ese glamour antiguo aún permanece en sus calles, perfectamente perceptible para cualquiera que pasee por ellas. Sus edificios y el conjunto de su arquitectura en general evocan sentimientos de majestuosidad añeja, algo también típico portugués que no resulta incompatible con la vida juvenil y cultural que tiene hoy en día y que se percibe en la energía que proyectan sus bares y restaurantes y sus zonas comerciales.

El agua de la vida

El magnífico Acueducto de Agua de Prata, construido en el siglo XVI, se erige como un eje monumental desde el centro de laciudad. Proyectado por el arquitectoFrancisco de Arruda para el transporte de agua, hoy en día nos acompañan en un emocionante paseo por las verdes laderas y las maravillas arquitectónicas de la ciudad.

Arquitectura eclesiástica

En un estilo típicamente portugués, la principal catedral de Évora es un compendio medieval de paredes de piedra e imponentes torres. Pero, a pesar de su rudo aspecto exterior, su interior no carece de interés y tesoros artísticos. El Museo de la Catedral regala un banquete visual con todas las joyas y opulencia que nos podamos imaginar en su colección. Desde jarrones de la dinastía Ming hasta rubíes rojos, es una de las colecciones más completas que podamos ver en el país luso.

Dónde comer en Évora

En el corazón del barrio morisco de Évora se encuentra un excelente restaurante, el Botequim da Mouraria, que aunque no sea el lugar más elegante ni más amplio que nos podamos imaginar, su cocina sí que está a la altura de los comensales más exigentes. Sin duda, un buen lugar para experimentar el verdadero espíritu de Évora (Rua da Mouraria 16A, Évora, Portugal).