Hoteles en Viena

Distancia (en línea recta)
  • 2,9 km
desde 61,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,5 km
desde 92,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 12,0 km
desde 95,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,2 km
desde 124,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,9 km
desde 144,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 100,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,1 km
desde 67,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,7 km
desde 108,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,9 km
desde 86,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,2 km
desde 100,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 5,2 km
desde 70,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 17,0 km
desde 189,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,7 km
desde 86,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 9,1 km
desde 107,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,3 km
desde 86,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,8 km
desde 79,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
desde 93,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 169,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,3 km
desde 54,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 145,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,8 km
desde 125,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 86,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,4 km
desde 52,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,7 km
desde 109,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 70,00 €

Viena en un solo día

La capital de Austria es una de las ciudades más impresionantes de Europa. Su posición como centro cultural, artístico y político en el siglo XIX la convirtieron en la gran y señorial ciudad que todavía es hoy. Pero no te dejes engañar por la majestuosidad de sus calles y edificios palaciegos, pues Viena es hoy también un importante hervidero de modernidad.

Una incursión en la Austria señorial

Para hacerte una primera idea de lo que es Viena, pero sobre todo de lo que fue, inicia tu tour en la Avenida Ringstraße, una enorme calle que rodea todo el centro de la capital austríaca. Aquí podrás contemplar los edificios y monumentos más importantes, desde el Parlamento y la Universidad, a los museos de Historia Natural y de Historia del Arte, el Ayuntamiento, la Ópera o la Bolsa.

Aprovecha para pasear entre las pequeñas calles que se irán sucediendo en tu paseo por estos edificios emblemáticos, pues te trasladarán al esplendor del imperio austrohúngaro, y en tu camino entre el Palacio Imperial y la Bolsa, para en el Café Central. Es, probablemente, la cafetería más famosa de Austria y no es para menos, pues en ella se reunía la flor y nata de la intelectualidad vienesa del siglo XIX.

Museumsquartier, la Viena alternativa

Después de esta primera incursión en la majestuosidad de Viena, dirígete hacia el Distrito 7, muy cercano al centro de la ciudad y el auténtico icono de la modernidad en la capital austríaca. Es el barrio de moda entre los locales, y no es para menos: su oferta cultural, gastronómica y de pequeñas tiendas llenas de encanto, es enorme.

A este distrito se entra desde la Plaza de los Museos (Museumsplatz), justo en frente de dos renombradas instituciones: el Museo de Historia Natural y su “gemelo” arquitectónicamente hablando, el de Bellas Artes. Allí se encuentra el Museumsquartier, un moderno centro cultural que alberga interesantes museos, como el Mumok o el Leopold, y un sinfín de pequeñas galerías de arte.

Para comer, las opciones son variadas, pero en este distrito se encuentran algunos buenos bares para degustar un buen plato de comida tradicional, como el Boheme, o un poco más sofisticada, como el Schöne Perle, donde proponen una reinterpretación de la cocina clásica vienesa. Si buscas algo diferente, una buena opción puede ser Centimeter, una cadena de restaurantes que encontrarás en diferentes puntos de la ciudad (también en el distrito 7) y donde tanto la comida como la bebida se piden en centímetros.

Para los amantes de la música

La Viena que fue capital mundial de la música, en los años dorados de Mozart, conserva todavía hoy un amor incondicional por este arte. Por eso no te resultará difícil encontrar buenas tiendas de música en tu recorrido por la ciudad. En el distrito 7 hay dos clásicos: Sing Sing, el paraíso de los coleccionistas de vinilos, y Scout Records, muy próxima a la estación de metro de Museumsquartier, y donde se pueden encontrar interesantes ediciones de clásicos del rock y el jazz.

La noche en Viena

Para cenar, puedes volver al distrito 1, pues encontrarás todo tipo de oferta y alguno de los mejores restaurantes de la ciudad, aunque bastante turísticos. Es el caso del Zwölf Apostelkeller, tan famoso que hasta él llegan a diario decenas de visitantes de todo el mundo. Si, por el contrario, buscas un plan inolvidable, como cenar en un barco en el Danubio, tu sitio es el Holy Moly Badeschiff, que vale la pena no sólo por su entorno, sino también por su cocina, comandada por un cocinero de gran prestigio en el país.

Y si quieres terminar la noche con una copa y buena música, los locales más famosos son el Chelsea, el Rhitz, donde la música es en directo, y el Loft.

Indique sus fechas de viaje para obtener las mejores ofertas hoteleras.