Hoteles en Graz

Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 139,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 138,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,8 km
desde 110,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,6 km
desde 99,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,9 km
desde 98,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 7,0 km
desde 105,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 163,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 155,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,7 km
desde 129,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,7 km
desde 125,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,1 km
desde 122,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,4 km
desde 85,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 106,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 5,0 km
desde 91,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,5 km
desde 152,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,2 km
desde 66,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 204,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,1 km
desde 145,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 88,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 184,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,5 km
desde 169,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 110,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,7 km
desde 99,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,0 km
desde 101,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 140,00 €

Graz: Universidad, cultura y mucho más.

La segunda ciudad más grande de Austria recoge en su esencia una rica combinación entre historia, arte y cultura. Ésta, sin duda impulsada por la visión juvenil de tantos estudiantes que pueblan sus calles y plazas, no puede sino estar en continuo movimiento y expansión, algo que se refleja en la arquitectura, en las tiendas y en los bares. En Graz, aún así, seguimos respirando un aire tradicional austriaco, gracias a sus edificios clásicos, a su herencia histórica y a la huella de muchos años de multiculturalidad, tan típica de la región.

Un símbolo icónico

Elevándose de manera destacada sobre la ciudad encontraremos el Sclossberg, un castillo sobre una colina que, también, acoge al gran icono de la ciudad, el Uhrenturn, o torre del reloj. Hasta allí hay dos maneras de llegar, las dos interesantes y distintas: o bien a pie por una ruta casi montañosa cuya exigencia se ve compensada por la gran belleza, o también con el encantador Funicular Schlossbergbahn, desde el que también podremos disfrutar de unas bonitas vistas de la ciudad.

Contraste arquitectónico

Si en la torre del reloj lo que percibimos es una encantadora construcción tradicional, con el Kunsthaus, tendremos justo lo contrario. Y es que este edificio, que acoge el Museo de Bellas Artes, es un ejemplo evidente de arquitectura moderna, con una fachada curvada en la que se ofrece información dinámica sobre las exposiciones que se acogen en su interior.

Comer en Graz

Situado en el elegante Parkhotel, el Restaurante Florian es uno de esos rincones perfectos para una cena romántica. Rodeado por hermosos jardines floridos, el Florian es uno de los restaurantes más prestigiosos de toda la ciudad, en el que podremos degustar las mejores viandas tradicionales austriacas junto a uno de los múltiples vinos de su carta (Leonhardstrase 8, 8010 Graz, Austria).