Hoteles en Estocolmo

Distancia (en línea recta)
  • 2,5 km
desde 123,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
desde 125,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,7 km
desde 229,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 134,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,1 km
desde 166,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,6 km
desde 156,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 7,0 km
desde 141,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 6,5 km
desde 52,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,0 km
desde 135,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 187,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 125,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,1 km
desde 192,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,3 km
desde 112,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 146,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
desde 146,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,1 km
desde 115,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 271,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 94,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 135,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 146,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,8 km
desde 135,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 11,6 km
desde 81,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 173,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 125,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,7 km
desde 138,00 €

Estocolmo en un día

La capital de Suecia no es una ciudad cualquiera, sino que la integran todo un archipiélago de 14 islas que se van comunicando entre sí gracias a medio centenar de puentes. Todas ellas, con sus particularidades y un ambiente característico y diferenciado, bien valen una visita, pero en un día te resultará imposible conocer, ni tan siquiera, la mitad. Nosotros te proponemos una ruta por tres de ellas, que te ayudarán a adentrarte en el corazón de Estocolmo y a hacerte una idea de todo lo que se puede vivir en esta gran ciudad.

Djurgarden: museos y amplias áreas verdes

Para empezar, hazte con una bici y dirígete a Djurgarden. Es una de las islas más bonitas, muy apreciada además por los turistas por concentrar algunos de los museos más interesantes, como el Vasa Museum, el Nordiska Museet o el museo al aire libre Skansen. Pero esta zona tiene un atractivo aún mayor: sus grandes parques. Recorrer todas estas zonas verdes en bicicleta es una auténtica delicia que no deberías perderte. Además, podrás callejear de una forma sencilla y rápida, lo cual es ideal si solamente tienes un día en Estocolmo y quieres aprovechar para ver alguno de estos famosos museos y, a la vez, integrarte en la ciudad.

La Ciudad Vieja, una joya medieval

Vete después a Gamla Stan, la Ciudad Vieja. Con anterioridad se llamaba Isla de Stadsholmen, pero ya no encontrarás a nadie que la llame así. Es el origen de Estocolmo como tal y conserva todavía un gran encanto medieval, con estrechas calles empedradas y construcciones muy antiguas. En la plaza central, donde cada mañana se organiza un divertido mercado de verduras, está la Storyrkan, una catedral de ladrillo rojo que es el auténtico icono de esta zona. Por cierto, muy cerca se encuentra la calle más estrecha de Estocolmo, Mârten Trotzigs Gränd, famosa porque tiene menos de un metro de ancho y es una de esas curiosidades por las que hay que pasar.

Aprovecha tu estancia en Gamla Stan para descansar en alguna de las muchas terrazas que ocupan estas calles tan particulares y no te preocupes por el frío, pues todas están equipadas con calefactores y mantas. Pero si buscas un lugar peculiar y con encanto para tomar algo, ese es el Kafé Satir, la cafetería del Museo Nobel, donde sirven el helado Nobel, el mismo que pueden degustar los invitados a la entrega de los Premios Nobel en el banquete de celebración.

Para comer, en cualquiera de las calles que conforman esta isla encontrarás buenas propuestas, pero aquí van las nuestras: Restaurant Fratzén, donde los más inverosímiles elementos forman platos realmente suculentos y atrevidos; y Cultur Bar & Restaurant, perfecto para los amantes del vino, pues aquí podrán disfrutar de muy buenos caldos acompañados por tapas basadas en la cocina escandinava.

El barrio más alternativo: el SoFo

Tu ruta por Estocolmo no puede acabar sin pasar por el barrio más moderno y alternativo de la ciudad: Södermalm. Conocido popularmente como SoFo, se encuentra justo enfrente de la Ciudad Vieja y es un antiguo barrio obrero reconvertido en el hogar de artistas y artesanos, que han ido llenando sus calles de comercios con propuestas realmente interesantes. También hay numerosas galerías de arte y espacios culturales, además de bares y restaurantes muy cuidados y con un gran ambiente. Un ejemplo es Pet Sounds Bar, donde tanto podrás cenar como bailar al ritmo de los mejores DJ’s. Éste es uno de los mejores locales de la ciudad para escuchar música y sus originales cócteles tienen nombre de estrellas del rock.

Si buscas algo más clásico y exclusivo, el Himlem es un lounge-bar situado en lo alto de un edificio con unas impresionantes vistas a la ciudad.

Por cierto, en el SoFo hay un local que destaca por encima de los demás si estás buscando un buen lugar para desayunar o picar algo, el Bakverket. De él se dice que sirve los mejores desayunos de Estocolmo, y los ponen durante todo el día.
Indique sus fechas de viaje para obtener las mejores ofertas hoteleras.