Hoteles en Rio de Janeiro

Distancia (en línea recta)
  • 7,5 km
desde 43,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,7 km
desde 36,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 15,7 km
desde 36,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 11,0 km
desde 68,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 6,0 km
desde 45,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 18,9 km
desde 68,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 9,3 km
desde 228,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 7,9 km
desde 131,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 9,0 km
desde 92,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 11,8 km
desde 98,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,9 km
desde 41,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 8,1 km
desde 280,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 6,3 km
desde 95,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,5 km
desde 30,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 13,7 km
desde 50,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 11,3 km
desde 57,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 6,0 km
desde 57,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 14,0 km
desde 42,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 11,7 km
desde 65,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 10,0 km
desde 150,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 9,1 km
desde 586,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 7,5 km
desde 47,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 5,0 km
desde 58,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 12,8 km
desde 70,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 11,7 km
desde 45,00 €

Río de Janeiro, la “ciudad maravillosa” de Brasil

Hoteles en Río


Río de Janeiro es la ciudad más importante de Brasil, tanto por su poder económico y financiero como por su indiscutible valor cultural y paisajístico. No es de extrañar, por lo tanto, que, sin ser la capital, sea la ciudad que más visitas recibe del país. En Río está una de las siete maravillas del mundo moderno, el mayor bosque urbano del planeta, el Carnaval más famoso y algunas de las playas más deseadas por los viajeros. Por algo es denominada la “Ciudad Maravillosa”…

Cómo llegar y moverte en Río

El Aeropuerto Internacional Antônio Carlos Jobim -también denominado Aeropuerto Internacional de Galeão- es la principal puerta de entrada a la ciudad, pues se encuentra a una distancia de unos 20 kilómetros hasta el centro. El aeropuerto ofrece un servicio de autobús directo con la ciudad, llamado BRT, que llega a puntos estratégicos del centro y conecta con el metro en la estación Vicente de Carvalho. Por supuesto, en el aeropuerto también es posible acceder al servicio de taxis y a agencias de alquiler de vehículos.

Una vez en Río, la forma más cómoda y económica de desplazarte es en autobús o en metro.

Los principales barrios

En Río, el Centro no es en realidad el área más céntrica de la ciudad, sino que se refiere a la localización a partir de la que se fundó la ciudad. En este barrio destacan, por lo tanto, las construcciones históricas y caminar por sus calles es hacerlo en un auténtico museo al aire libre, donde, quizás, el mejor paseo es el de la Avenida Central, que evoca a los grandes bulevares franceses.

Sin duda, el barrio más relevante de Río de Janeiro es Copacabana, tanto por su tamaño como por sus grandes atractivos. Esta área localizada en la zona sur de la ciudad ofrece una de las mejores playas de Brasil, famosa por su icónica forma de medialuna y por estar rodeada por un bello paseo de adoquines que imitan las olas del mar. Aquí encontrarás una animada vida, con interesantes comercios locales, cines, teatros y muy buenos restaurantes.

Limítrofe con Copacabana se encuentra otro famoso barrio: Ipanema. Esta lujosa zona destaca por las grandes mansiones que pueblan sus elegantes calles, sobre todo Vieira Souto, la avenida donde se encuentran las construcciones más caras de América Latina. Además, las grandes boutiques de moda y los restaurantes más lujosos se emplazan en este barrio. La playa de Ipanema es también una de las preferidas tanto por cariocas como por visitantes.

No obstante, si hay un barrio que es frecuentado por sus playas es Leblon. Esta exclusiva zona, donde reside la clase alta brasileña, es la continuación de la playa de Ipanema, pero sus arenales son mucho más tranquilos, por eso gusta a los turistas. Además, desde el mirador ubicado al oeste del barrio (Mirante de Leblon) se puede observar buena parte de la costa.

Y entre los más pintorescos, no dejes de visitar Santa Teresa. Este barrio, menos popular que los anteriores, guarda auténticos tesoros en forma de sastrerías y ateliers donde se preparan con mimo los trajes del Carnaval; aserones antiguos e iglesias de estilo colonial. Además, este barrio está conectado gracias a uno de sus símbolos: el “tranvía amarillo”, que permite ir cómodamente a una punta a la otra del barrio.

Qué ver en Río de Janeiro

Después de disfrutar de las magníficas playas de la ciudad (ya te hemos comentado dónde están las mejores), no puedes dejar de sorprenderte por los numerosos tesoros que guarda Río de Janeiro.

Probablemente, el primero y más conocido es el Corcovado. Esta montaña de más de 700 metros de altura coronada por el famosísimo Cristo Redentor ofrece las vistas más espectaculares de la ciudad. Se puede acceder en tren hasta la cima, que sale desde la estación de Ferro da Corcovado, en Cosme Velho, cada 30 minutos.

No obstante, el Corcovado no es el único mirador de la ciudad. Muy cerca de las playas se alza el Pão de Açúcar, un cerro situado en el barrio de Urca y que se ha convertido en una de las grandes atracciones de la ciudad, sobre todo porque para acceder se toma el teleférico (llamado “bondinho) que es un auténtico icono de la ciudad. Tanto en el viaje en teleférico como en la propia cima del Pão de Açúcar podrás admirar todo el esplendor de las playas de Río, la Ensenada de Botafogo, los barrios costeros, etcétera.

Entre los monumentos de Río, no te pierdas el Monasterio de São Bento. Desde el exterior, con un estilo muy sobrio, es imposible imaginar la riqueza de su interior, el perfecto ejemplo de barroco brasileño, prolífico en el empleo del pan de oro en las ornamentaciones.

También impresiona el Jardim Botânico, un magnífico parque situado detrás de la playa de Ipanema que incluye más de 8.000 especies de vegetales –entre ellas, 1.000 variedades de orquídeas y el nenúfar más grande el mundo, el Victoria Amazónica- y una gran cantidad de aves exóticas. A primera hora de la mañana, cuando las aves cantan con mayor esplendor, es una delicia pasear por los senderos del jardín.

La cultura en Río

Si hay dos museos que destacan en Río, esos son el Museo de Arte Contemporáneo de Niterói y el Museo Nacional de Belas Artes.

El Museo de Arte Contemporáneo de Niterói impresiona ya desde la fachada, pues el edificio, obra del reconocido arquitecto Oscar Niemeyer, semeja una peonza sobre la bahía de Guanabara. Las exposiciones de este museo se centran en los artistas más actuales e innovadores de Brasil. También destaca la “Sala de observación” del museo, un auténtico mirador a la bahía y a los principales puntos de interés de la ciudad.

Por su parte, en el Museo Nacional de Belas Artes encontrarás la colección de arte más importante de Brasil, que abarca piezas desde la Grecia clásica hasta el siglo XX. Destaca especialmente el apartado dedicado al arte brasileño, con magníficas obras de arte desde el siglo XVII en adelante.

Gastronomía: ideas para comer bien en Río de Janeiro

Una de las mejores formas de probar la auténtica gastronomía brasileña es en los puestos callejeros que pueblan las grandes ciudades. En este sentido, Río destaca por ofrecer una amplísima amalgama de puestos de comida rápida, platos tradicionales y bebidas típicas en todos sus barrios. La gastronomía carioca, “gastronomía de calle”, es prolífica en sabores, colores y buen humor, por eso comer en la calle es una de las experiencias que no puedes perderte en tu visita. No dejes de probar la feijoada (arroz, frijoles y carne) o los famosos salgadinhos.

No obstante, si optas por un plan más tranquilo de restaurante, tampoco te faltarán opciones. Te damos un par de buenas ideas: en primer lugar, que disfrutes de una de las mejores feijoadas de la ciudad en el restaurante Bar do Mineiro, en el pintoresco barrio de Santa Teresa. Este es uno de esos restaurantes en los que se puede comer muy bien a muy buen precio.

Otro buen restaurante, si lo que te apetece es disfrutar de marisco y pescado, es el restaurante Pavão Azul de Copacabana. Además de una buena carta, en la que es posible encontrar tapas, arroces y platos de pescado, destaca su selección de bebidas, sobre todo los batidos.

Y un apunte extra: para redondear la noche, prueba los cócteles del Bar da Cachaça, donde sirven más de un centenar de variedades de este licor. El de mayor éxito, el “Gabriela”.

Dónde encontrarlos

Bar do Mineiro
Rua Pascoal Carlos Magno 99, Santa Teresa, Río de Janeiro

Pavão Azul
Rua Hilário de Gouveia, 71, Copacabana, Río de Janeiro

Bar da Cachaça
Av. Mem de Sá, 110, Lapa, Río de Janeiro