Hoteles en Dublín

Distancia (en línea recta)
  • 6,9 km
desde 135,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 9,6 km
desde 124,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,8 km
desde 179,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,1 km
desde 135,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 9,3 km
desde 169,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,1 km
desde 169,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 99,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,9 km
desde 269,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,5 km
desde 119,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 130,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,6 km
desde 161,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,3 km
desde 201,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 12,0 km
desde 169,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,1 km
desde 159,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 11,0 km
desde 99,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,1 km
desde 139,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 169,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 9,0 km
desde 116,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 129,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 378,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 149,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
desde 159,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 153,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,7 km
desde 159,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 6,9 km
desde 119,00 €

El centro cultural de Irlanda

Dublín se encuentra en la costa este de Irlanda y no es sólo la ciudad más grande, sino también la capital del país y el centro neurálgico en el que se mueve gran parte de la cultura irlandesa. No es de extrañar, por tanto, que Dublín atraiga cada año a miles de turistas. Desde los tradicionales pubs, hasta las tiendas o sus recursos culturales, la ciudad tiene mucho que ofrecer a visitantes de todas las edades. Para llegar a Dublín, lo habitual es que los turistas elijan el avión o el ferry. El Aeropuerto de Dublín, sin ir más lejos, es el más concurrido de Irlanda y uno de los más transitados de Europa. Dentro de la ciudad, Dublín cuenta con una extensa tranvías llamados DART y un sistema de tren ligero, el Luas.

Artes y cultura

Dublín ha sido durante mucho tiempo una ciudad reconocida en el mundo de las artes y la cultura. Muchas figuras literarias de gran relevancia procedían o pasaron periodos en Dublín mientras escribían sus obras, como James Joyce , Oscar Wilde, William Butler Yeats y Samuel Beckett. Muchas piezas del trabajo de estos literatos permanecen en algunos de los museos y galerías de Dublín, como por ejemplo el Museo Nacional de Irlanda, la Biblioteca Nacional de Dublín, la National Gallery y el Little Museum. Una de las más famosas obras de arte que los visitantes tratan de no perderse cuando están en Dublín es el Libro de Kells, un manuscrito que realizado por monjes celtas hace más de 1.000 años y que se exhibe en el Trinity College.

Vida nocturna y entretenimiento

Algunos de los principales atractivos para muchos visitantes de Dublín es su vida nocturna y las opciones de entretenimiento que ofrece. Por ejemplo, cuenta con varias fábricas de cerveza y destilerías de renombre, entre las que destacan la fábrica de Guinness y la factoría de Jameson. Pero sin duda, la primera parada obligatoria para una primera toma de contacto con la vida nocturna irlandesa es acudir a Temple Bar. En esta calle, además del más famoso de los bares de Dublín, The Temple Bar Pub, hay localizados numerosos locales donde escuchar música tradicional irlandesa al tiempo que se degustan unas buenas pintas de cerveza y platos de comida local. Aunque muy visitado por los turistas, hay un número de diferentes bares de la zona que muestran un poco de música tradicional irlandesa, bebidas y comida. Si buscas una experiencia divertida, nuestras recomendaciones son The Brazen Head, The Gravediggers y el Black Door.