Hoteles en Valladolid

Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 80,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 66,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,9 km
desde 143,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,4 km
desde 69,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 75,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,8 km
desde 139,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,0 km
desde 63,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 70,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,2 km
desde 147,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 75,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 8,0 km
desde 66,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,2 km
desde 110,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 110,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,1 km
desde 55,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 82,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 42,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 70,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,4 km
desde 70,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 80,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,5 km
desde 57,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,5 km
desde 52,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,1 km
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
Distancia (en línea recta)
  • 7,0 km
desde 65,00 €

Valladolid, la cuna ibérica

Valladolid es una de las ciudades más carismáticas y auténticas de España. Aquellos que busquen la esencia ibérica más pura, harán bien en acercarse a esta ciudad del centro del país, en la comunidad autónoma de Castilla y León. Este es el destino ideal para conocer las procesiones de Semana Santa desde otro punto de vista, dejando de lado en parte la intensa emoción de las celebraciones andaluces y dando paso a una celebración más contenida e igualmente impresionante. Alrededor de su capital, la provincia de Valladolid ofrece también visitas de gran interés, como los castillos de Peñafiel, Íscar o Medina del Campo, donde falleció Isabel la Católica. Por algo se conoce a esta región como la tierra de los castillos. Su capital es hoy una ciudad dinámica, con un distendido ambiente estudiantil y con especial atención a eventos culturales, tales como su afamado Festival de Cine.

A la mesa en Valladolid

Una de las mejores razones para visitar Valladolid es su gastronomía, pero no hay que olvidarse de los vinos. En esta región se producen algunos de los caldos de mayor prestigio internacional de la Denominación de Origen Ribera del Duero, aunque existen otras cuatro Denominaciones en la zona. Los platos de caza y potajes son seguramente la referencia cuando nos sentamos a la mesa en esta región, conocida por disfrutar de agradables temperaturas en la época estival pero también de crudos inviernos que requieren aportes calóricos importantes. La repostería no desmerece la calidad de la mesa, y las comidas se deben regar con un buen vino de la zona y acompañar de un postre a la altura. Una chimenea cerca completará la estancia perfecta aún bajo la nevada más intensa.