Hoteles en Tel Aviv

Distancia (en línea recta)
  • 2,6 km
desde 829,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 109,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,2 km
desde 166,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,4 km
desde 309,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,8 km
desde 124,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 23,5 km
desde 114,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 279,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,7 km
desde 171,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 134,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 85,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,2 km
desde 156,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 159,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,0 km
desde 100,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,5 km
desde 160,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,5 km
desde 138,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,0 km
desde 69,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,0 km
desde 115,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,1 km
desde 141,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,1 km
desde 105,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 111,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,9 km
desde 175,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 177,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 87,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 134,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 5,0 km
desde 125,00 €

Tel-Aviv, un oasis en Oriente Medio

Las razones para visitar Tel-Aviv son innumerables y muy variadas, ya que se trata de un enclave único no sólo en el propio Estado de Israel, sino en todo Oriente Medio. Los que conocen Tel-Aviv de primera mano, la describen como la ciudad que nunca duerme, por su gran oferta de bares, restaurantes y vida nocturna. Pero no es sólo eso: Tel-Aviv tiene una vida cultural muy rica y activa, que atestiguan sus numerosos museos y salas de concierto. Es uno de los centros de negocios más importantes de Israel, con una universidad y empresas con una gran vocación por la innovación y la investigación. Y, como guinda final, su clima templado hace que sus playas se puedan disfrutar casi todo el año, ya sea para tomar el sol, para dar largos paseos o practicar deportes acuáticos.

Cómo llegar a Tel-Aviv

Tel-Aviv cuenta con dos aeropuertos situados a poca distancia desde el centro de la ciudad: el Aeropuerto Internacional David Ben Gurion y el Aeropuerto de Sde Dov, principalmente dirigido a los vuelos internos. La terminal Ben Gurion es uno de los enlaces más importantes entre occidente y oriente medio, y también es uno de los aeropuertos más seguros del mundo, con una gran presencia de fuerzas de defensas israelíes. Está ubicado a 15 kilómetros al sureste de Tel-Aviv y hay un servicio público de autobuses y de ferrocarriles que conecta el aeropuerto con el centro de la ciudad. Desde España, existe una amplia oferta de vuelos directos desde el aeropuerto de Madrid-Barajas.

Los distritos más importantes de Tel-Aviv

La ciudad de Tel-Aviv nace a partir de 1909 como ampliación de la antigua ciudad de pescadores de Jaffa, con importantes restricciones para los judíos y que presentaba problemas de higiene y alcantarillado. La parte nueva de la ciudad se desarrolló rápidamente y, a partir de los años 20 y 30, se convirtió en un verdadero museo al aire libre gracias a las innumerables construcciones de estilo Bauhaus que se llevaron a cabo en esos años. Esta zona, mejor conocida como la ‘Ciudad Blanca’, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2003. Se trata una barrio de más de 4000 edificios que responden a las formas geométricas y al racionalismo típicos de ese movimiento artístico, resumido en la máxima “la forma sigue a la función”. Hoy en día se trata una zona residencial muy agradable, rica en parques, jardines y tiendas de lujo, especialmente en la famosa Avenida Dizengoff.

Por lo que concierne a la zona antigua y originaria de Tel-Aviv, Jaffa, se trata de un asentamiento que data más de 3000 años de antigüedad. Hoy en día, tras la rehabilitación del antiguo muelle, es una de las zonas más bohemias de la ciudad, y conserva el encanto del entresijo de calles y callejuelas típicas de una ciudad de Oriente Medio del Imperio Otomano. Un paseo interesante por esta zona comprende el antiguo Muelle de los Pescadores, la Muralla Antigua y el Jardín de la Cumbre. Otros puntos de interés de este antiguo enclave son la Mezquita Mahmoudia y el Puente de los Deseos, desde el que expresar un sueño tras haber tocado el símbolo del signo zodiacal de uno.

Una de las mayores atracciones de Tel Aviv es, sin duda, la gran oferta de playas alcanzables con facilidad desde el centro. La ciudad está bañada por 14 kilómetros de costa, y una de las aficiones más grandes tanto de los turistas como de los propios residentes son los deportes acuáticos que, gracias al clima templado de esas latitudes, se pueden practicar todo el año. Además, estas zonas ofrecen una interesante vida nocturnas, con sus bares y locales y su encantador paseo marítimo.

Qué ver en Tel-Aviv

Tel-Aviv es una ciudad con una vida cultural muy importante y prueba de ello son los numerosos museos que alberga la ciudad. Algunos forman parte la historia del Estado de Israel, como el famoso Salón de la Independencia, desde el que David Ben Gurion leyó la proclamación de Independencia de Israel en 1948, o el Museo de la Diáspora, que recoge en un único lugar la historia del pueblo judío, todas las migraciones hasta la formación del Israel moderno. Por otro lado, el Museo de Arte de Tel-Aviv recoge obras de artistas universales que vivieron entre los siglos XIX y XX, y alberga pinturas de Amedeo Modigliani, Paul Cezanne, Monet y Van Gogh, entre otros.

Quienes prefieran las visitas al aire libre, en Tel-Aviv tienen una amplia oferta de mercados y mercadillos de barrio muy interesantes, que venden todo tipo de productos, desde ropa de segunda mano hasta verdaderas joyas de artesanía local y arte judío. Entre ellos, destacan el Mercado Nahalat Benyamin y Shuk Haaliyah, además del famosísimo Mercado de las pulgas de Jaffa, en el que se puede encontrar cualquier tipo de mercancías y en el que los más diestros en el arte de regatear se llevarán la mejor medalla.

Por último, los amantes de la vida nocturna a partir del atardecer no pueden dejar de visitar los barrios de Rotschild, de Neve Tzedek y Yad Harutzim.

Dónde comer en Tel-Aviv

Tel-Aviv es una ciudad chic que se ha convertido en el referente gastronómico de Israel. Se pueden encontrar opciones para todos los sitios y disfrutar de la auténtica comida kosher con influencias de Oriente Medio y, por supuesto, se pueden encontrar las cocinas más variadas del mundo.

El restaurante Hatraklin Bistro & Wine Bar se ha consolidado como una de las opciones mejores para los amantes del slow food y del buen vino. Ofrece especialidades israelíes pasadas por el filtro de la cocina francesa, y el servicio es amable y exquisito.

Con un toque más moderno y cosmopolita, el restaurante Kitchen Market es un referente gastronómico de la zona de portuaria de Tel-Aviv. Su punto fuerte es sin duda el cuidado en la elección de los ingredientes más frescos y platos presentados de forma elegante y minimalista.

Tel-Aviv es una ciudad asomada al Mediterráneo y tiene una gran oferta de pescado y marisco de primera calidad. El restaurante Shila-Sharon Cohen’s Kitchen & Bar ofrece eso y mucho más, ya que se trata de un establecimiento muy elegante y a la moda en pleno centro de la ciudad. Todo con ese toque medio-oriental tan especial que se puede disfrutar en Israel.

Dónde encontrarlos

Hatraklin Bistro & Wine Bar
Heichal Hatalmud 4 (Between Yhuda Halevi Street and Lilienblum Street)

Kitchen Market
Nemal Tel Aviv hangar 12, 63506

Shila-Sharon Cohen’s Kitchen & Bar
Ben Yehuda St. 182, 63471