Hoteles en Pisa

Distancia (en línea recta)
  • 1,8 km
desde 95,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 155,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 147,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,6 km
desde 169,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 107,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 109,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
desde 415,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 100,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,1 km
desde 103,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,2 km
desde 116,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 89,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 119,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,1 km
desde 71,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 92,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 78,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 93,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 75,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 88,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,4 km
desde 103,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 86,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,9 km
desde 69,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 85,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 90,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 89,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 139,00 €

Pisa: la Torre inclinada y mucho más

La ciudad de Pisa, en el norte de Italia, es un lugar con fama mundial por su torre inclinada. Tal es la fama de esta torre, que mucha gente piensa que es prácticamente lo único que merece la pena en la ciudad. Pero no es así, ya que Pisa ha sido también escenario de cultura y arte durante mucho tiempo, lo cual se refleja en las fachadas de sus edificios y en sus encantadoras calles. Un paseo por los alrededores de la torre darán buena cuenta de ello y, seguro, te harán cambiar positivamente la imagen que tienes de esta ciudad.

La Torre inclinada

Es cierto que una visita a Pisa no puede prescindir de la Torre inclinada, una de las mayores señas de identidad, no sólo de esta ciudad sino de toda Italia, a lo largo de todo el mundo. Casi nadie puede abstenerse de hacerse una foto simulando que sostiene a esta bonita torre, cuyo eje se inclina casi 4 grados de la vertical, y alcanza una altura total de 56 metros. Sus orígenes se remontan al siglo XII, y se tardaron más de 200 años en completarla. Por su delicado estado, sólo se permite la entrada a unos pocos turistas cada día, por lo que si quieres disfrutar de las vistas de su altura, es mejor hacer una reserva.

Otras atracciones en Pisa

Uno de los otros lugares que merecen la pena en Pisa es, sin duda, el Campo Santo Monumentale, un grandioso cementerio de estilo gótico por el que pasear y observar algunas majestuosas lápidas centenarias y, también, adentrarnos en el museo adyacente, cuya colección de sarcófagos romanos es sencillamente impresionante.

Dónde comer en Pisa

Como en la mayoría de ciudades italianas, comer en Pisa no va a suponer un problema por la cantidad y calidad de la oferta culinaria que allí encontraremos. El restaurante La Mescita es uno de esos elegante y refinados locales en los que la gastronomía toscana alcanza un punto álgido gracias a la combinación con la creatividad y modernidad de sus cocineros. Su menú cambia según la estación y los productos disponibles, pero siempre se mantiene cercano y vinculado a los platos clásicos de la comida italiana (Via Domenico Cavalca, 2, Pisa PI, Italia).