Hoteles en Nimes

Distancia (en línea recta)
  • 0,1 km
desde 110,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,6 km
desde 68,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 77,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,0 km
desde 59,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 91,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,1 km
desde 73,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,9 km
desde 63,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,0 km
desde 79,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 8,8 km
desde 99,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,9 km
desde 119,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,5 km
desde 85,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,5 km
desde 83,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 53,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 132,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 48,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,9 km
desde 47,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,0 km
desde 75,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 5,0 km
desde 79,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 98,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 75,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,8 km
desde 69,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 75,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 90,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 54,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 53,00 €

Los secretos de la ciudad de Nimes

Aunque parezca escondida en un pequeño rincón del sur de Francia, Nimes es una ciudad con una historia antigua tan rica que sus monumentos históricos se puede decir que rivalizan con los de Roma. Ya sabemos que en Francia suele ser París la que se lleve todas las miradas, pero esta pequeña ciudad suele sorprender a aquellos que la visitan por su gran cantidad de maravillas arquitectónicas, no sólo tan antiguas como esas romanas, sino también otras más modernas que no desentonan para nada.

Edificaciones simples y sublimes

Con sus elegantes arcos y sus poderosas paredes, La Arena de Nimes es una buena carta de presentación de la ciudad. Este teatro romano, de 2000 años de antigüedad, sigue funcionando como en su origen, y en temporada acoge corridas de toros. Sin duda, recuerda a los turistas al coliseo romano, a la vez que sorprende a los que no esperan ver algo así en una ciudad tradicional francesa.

Por su parte, la Maison Carrée muestra en su construcción una sencillez llena de elegancia y clase, que da muestra del significado que tuvo este antiguo templo. Su construcción se data aproximadamente en 2000 años de antigüedad, y ha sido recientemente restaurado, lo que permite observar en toda su gloria a uno de los templos romanos mejor conservados del mundo.

De lo clásico a lo contemporáneo

A pesar de su magnífica herencia histórica, Nimes también tiene sus rincones modernos. Uno de ellos es el museo Carre d’Art, que acoge una interesante colección de arte contemporáneo. Su diseño acristalado en el exterior contrasta estupendamente con los antiguos edificios que le rodean, lo que simboliza, precisamente, ese paso de lo clásico a lo contemporáneo de Nimes.

Dónde comer en Nimes

Una de las mayores especialidades gastronómicas de Nimes es la brandada, hecha con bacalao, patatas y ajo. Y uno de los restaurantes donde podemos disfrutar de este exquisito plato es is L’Ancien Theatre, un espacio acogedor que usa productos propios de la región para conseguir los mejores resultados en sus recetas (4 Rue Racine, 30900 Nimes, Francia).