Hoteles en Matalascañas, Almonte

Distancia (en línea recta)
  • 0,0 km
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
Distancia (en línea recta)
  • 4,0 km
Distancia (en línea recta)
  • 2,6 km
Distancia (en línea recta)
  • 10,1 km
desde 89,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 10,1 km
desde 50,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 15,1 km
desde 170,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 17,7 km
desde 50,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 18,1 km
desde 44,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 18,1 km
desde 55,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 18,2 km
desde 53,00 €

Matalascañas, la playa por excelencia

Matalascañas es el referente turístico por excelencia de la provincia de Huelva, y alberga además la playa más cercana a la ciudad de Sevilla, a una hora más o menos de la capital hispalense. Matalascañas se encuentra en el término municipal de Almonte, muy cerca de la famosa aldea donde culmina la romería de El Rocío. El entorno de este arenal de referencia no podría estar más protegido: Matalascañas se encuentra entre el océano Atlántico y el Parque Nacional de Doñana, declarado además Reserva de la Biosfera. Este Parque Nacional, seguramente el más conocido y emblemático de España, sería un atractivo de peso y con méritos propios para visitar esta localidad, pero los puntos de interés continúan. Matalascañas y su playa cuentan con la mejor infraestructura turista de la onubense Costa de la Luz. Los hoteles y campos de golf aparecen salpicados a lo largo de esta playa de cinco kilómetros de longitud, rodeada de naturaleza y de aires oceánicos.

Un peñón que preside la playa

Las playas interminables de fina arena continúan hasta cubrir una costa de unos 40 kilómetros de longitud. Los restaurantes y bares de esta hora se benefician de un turismo constante a lo largo de todo el año, y no es de extrañar teniendo en cuenta las 3.200 horas de sol que disfruta esta localidad anualmente. Una de las características más particulares de Matalascañas aparece representada en la gran roca que domina la playa de Torre de la Higuera. Este peñón no es una formación natural, sino los restos del antiguo mirador de la fortaleza, que acabó sumergido tras el derrumbe provocado por el pulido continuo de las olas del mar. Las playas de esta zona son ideales para la práctica de deportes acuáticos, con una oferta muy nutrida de actividades, pero en tierra también contamos con instalaciones de excepción. El Campo de Golf Dunas de Doñana, abierto en el año 2000, es un buen ejemplo de ello. Sus 18 hoyos se reparten estratégicamente entre enclaves de gran belleza natural, favoreciendo una sensación única entre los aficionados al golf, al buen clima y a la naturaleza.

Indique sus fechas de viaje para obtener las mejores ofertas hoteleras.