Hoteles en Mánchester

Distancia (en línea recta)
  • 10,5 km
desde 134,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 5,5 km
desde 84,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 13,0 km
desde 145,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,3 km
desde 89,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 100,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 1.122,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,3 km
desde 129,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 92,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 10,2 km
desde 83,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 100,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 113,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 13,1 km
desde 129,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 98,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 122,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 89,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 15,5 km
desde 89,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,1 km
desde 85,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 79,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 13,1 km
desde 174,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 100,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,7 km
desde 79,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 16,1 km
desde 152,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,7 km
desde 90,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,2 km
desde 109,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 7,0 km
desde 101,00 €

Manchester en un día

Hay vida más allá de Londres en Inglaterra. De hecho, hay mucha vida. Y un buen ejemplo de ello es Manchester, una ciudad viva y dinámica como pocas, famosa mundialmente por su equipo de fútbol y por ser la cuna de grupos como Oasis, Joy Division o The Smiths.

¿Por dónde empezar?

Una buena idea para comenzar este tour por Manchester es partir directamente de una de las plazas más céntricas y concurridas de la ciudad: Albert Square. Aquí se sitúa el Ayuntamiento, un precioso edificio victoriano de estilo neogótico que seguro que protagonizará muchas de tus fotografías del viaje. Muy cerca se encuentra la Manchester Central Library, cuya forma está basada en el Panteón de Roma. Aunque si lo que quieres es asombrarte con una biblioteca, entonces has de ir a la Biblioteca John Ryland, la biblioteca de la Universidad de Manchester. Es de acceso gratuito y el edificio que la alberga es de esos que quitan el hipo, pues su arquitectura recuerda a las antiguas catedrales góticas. Su colección guarda, además, tesoros como el papiro P52, el trozo más antiguo que se conserva del Nuevo Testamento.

Exchange Square y Deansgate

No dejes de ir a Exchange Square, pues es el símbolo del Manchester más moderno. Esta plaza, de reciente construcción, se levantó en el lugar donde estalló la bomba del IRA que arrasó con parte del centro de la ciudad en 1996. Si continúas hacia el norte, encontrarás la Catedral de Manchester y sus jardines. Y, si eres futbolero, seguramente quieras hacer una parada justo al lado de la Catedral, en el National Football Museum, un moderno edificio que alberga una colección enorme de piezas relacionadas con el fútbol.

Por cierto, desde la Catedral parte la calle Deansgate. Era la calle más antigua de Manchester, pero ha sido completamente renovada. Aquí abundan las tiendas y los restaurantes, por lo que puede ser un buen lugar para parar a comer. Entre los más destacados, The Slug and Lettuce, con cerveza artesana y buenas propuestas para comer; o Las Iguanas.

La merienda, puntual como Alicia

En Manchester hay un local que traslada al visitante directamente al mundo de Alicia en el País de las Maravillas: The Richmond’s Tea Room (Richmond St., 15). Se trata de un increíble salón de té de estilo victoriano cuya carta de afternoon teas no te dejará para nada indiferente. Además, podrás acompañar tu té con toda una variedad de pasteles, bollos, pastas y sándwiches.

La tarde puede ser, además, un buen momento para hacer algunas compras o empaparte de cultura. Para lo primero vale la pena acercarse a King Street, pues allí están las mejores tiendas de diseño, o a zonas como Market Street o Corn Exchange, donde hay grandes almacenes tan famosos como Selfridges. Si prefieres un plan más cultural, pásate por The Lowry, donde siempre tienen un interesante programa de exposiciones y muestras de fotografía.

¿Un poco de marcha nocturna?

No te puedes ir de Manchester sin probar su vida nocturna. Como ciudad estudiantil que es, hay una calle donde el ambiente es particularmente joven pero donde nunca falta la marcha: Oxford Road. En Deansgate, no obstante, no solo puedes cenar bien, también es posible encontrar buenos bares para tomar un sofisticado cóctel. Northern Quarter tiene los pubs más alternativos de la ciudad y Canal Street es famosa por sus discotecas de ambiente.