Hoteles en Maastricht

Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 139,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,3 km
desde 75,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,5 km
desde 105,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 99,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 196,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,4 km
desde 119,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,3 km
desde 99,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 90,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 223,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,3 km
desde 99,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 78,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 69,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 100,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 63,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,1 km
desde 119,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,1 km
desde 139,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,0 km
desde 295,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 98,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 144,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 249,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,3 km
desde 129,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,9 km
desde 79,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 74,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,4 km
desde 125,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 84,00 €

La inimitable elegancia de Maastricht

Maastricht es una de las ciudades más dinámicas y culturales de toda Holanda y, por ello, forma parte imprescindible de la imagen del país hacia el exterior. Rodeada por bonitas colinas y caracterizada por sus monumentos históricos, Maastricth es una ciudad que sorprende y seduce a partes iguales a los que la visitan. Como una de las ciudades más antiguas de Holanda, es su arte y su historia lo que percibiremos a primera vista, pero también es una de esas ciudades con una excelente oferta gastronómica que va desde sus encantadores cafés a refinados restaurantes reconocidos por la Guía Michelin.

Las cuevas de San Pedro

Uno de los mayores atractivos de Maastricht lo forman, sin ninguna duda, Las cuevas de San Pedro, una red laberíntica de túneles subterráneos que, en total, suman más de 20.000, y cuyo origen se relaciona con la minería en busca de marga. En sus paredes, además, hay representaciones artísticas de muchas épocas, desde antiguos grabados a bocetos más modernos.

Para disfrutar y observar la belleza arquitectónica de la ciudad, lo mejor es hacerlo a pie, recorriendo sus calles de manera tranquila y pudiendo así apreciar los más mínimos detalles. Uno de los lugares de referencia, y que puede ser un buen punto de partida para iniciar la ruta por Maastricht es la Plaza de Vrijthof .

Moderno y medieval

En Maastricht conviven lo moderno y lo clásico de una manera muy compenetrada, y un pequeño resumen de esta relación la podemos apreciar en el museo Bonnefanten, donde, a través de una impresionante colección de objetos que van desde el siglo XII, haremos un bonito viaje desde la época medieval hasta la actualidad.

Comer en Maastricht

Esta dicotomía también la podemos encontrar también en uno de los mejores lugares para comer en la ciudad: el Sofa Restaurant. Ubicado en un antiguo palacio, este restaurante destaca por su estilo, su elegancia y la creatividad de su cocina que, como no podía ser de otra manera, está acompañada de una enorme carta de vinos. Sin duda, uno de los sitios en los que experimentar con plenitud la sofisticación de Maastricht (Hoge Weerd 6, 6229 AM Maastricht, Holanda).