Hoteles en Lille

Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 136,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,7 km
desde 99,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 89,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,4 km
desde 94,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 164,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,4 km
desde 179,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 185,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 122,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 108,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 85,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 6,2 km
desde 89,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 143,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 65,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 67,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,8 km
desde 171,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,6 km
desde 99,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 137,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 125,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,5 km
desde 130,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 152,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 149,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,5 km
desde 96,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 10,6 km
desde 99,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 176,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 115,00 €

Los encantos de Lille

Aunque muchas veces se vea eclipsada por la enorme fama de París, o la sofisticación de Marsella, la deliciosa ciudad de Lille es una de esas localidades que sorprenden a los turistas por su encanto y su riqueza cultural. El contraste que se percibe entre la vibrante vida social de sus bares y restaurantes, y el clasicismo de su casco viejo proporcionan una atractiva contradicción para los turistas, que seguro se dejan embelesar mientras pasean por sus calles y disfrutan de la hospitalidad de los lugareños.

Belleza barroca

Lille contiene una belleza en sus edificios y monumentos que puede resumir a la perfección la esencia europea. Entre sus magníficas iglesias, destaca sobremanera la Catedral de Lille, considerada como uno de los monumentos nacionales de Francia y que, sin duda, suponen uno de los mejores ejemplos de la arquitectura religiosa.

También podemos recluirnos en un ambiente más natural y adentrarnos en las maravillas del Jardín Botánico, un rincón lleno de vida y color que transporta a sus visitantes a un estado de paz y felicidad.

El Palacio por dentro y por fuera

No es frecuente que un museo sea tan encantador en su exterior como en su interior. Pero éste es el caso del Palacio de las Bellas Artes, cuya fachada es tan impresionante como lo es la colección de pinturas que aloja en su interior, y que reúne obras de estilos y épocas muy dispares pero muy bien seleccionadas.

Comer en Lille

En uno de los rincones con más encanto del centro histórico de Lille podemos encontrar el restaurante L’Assiette du Marche, un local elegante y tradicional cuya carta recoge los mejores platos de la cocina tradicional francesa con un pequeño toque moderno. Sin duda, incluso los paladares más exigentes se verán sorprendidos con sus delicias (Vieux Lille, 61 rue de la Monnaie, Lille, Francia).