Hoteles en Helsinki

Distancia (en línea recta)
  • 14,1 km
desde 100,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 159,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 16,3 km
desde 154,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,4 km
desde 198,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 138,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 140,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 144,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 136,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 13,3 km
desde 109,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 5,9 km
desde 99,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 146,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 155,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 149,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,7 km
desde 115,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 215,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 177,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 17,0 km
desde 120,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,1 km
desde 215,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 105,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,5 km
desde 149,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 11,1 km
desde 123,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,6 km
desde 107,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 153,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 130,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 170,00 €

Helsinki en un día

Una de las principales ventajas de la capital finlandesa es que se puede visitar a pie. Si quieres conocerla a fondo tienes que estar dispuesto a caminar, pues descubrir todos sus rincones requiere de unas buenas piernas y zapato plano, y, desde luego, no te aburrirás: en Helsinki hay cultura, diseño, naturaleza, mar, compras y lugares de ocio realmente animados.

Comienza con un buen desayuno…

Te proponemos que comiences esta ruta de un día por Helsinki en Korkeavuorenkatu, es una de las calles más céntricas y aquí encontrarás un buen puñado de atracciones. Por ejemplo, si todavía no has desayunado, aprovecha para hacerlo en Café Succès, clásico entre los clásicos, una cafetería muy frecuentada por los locales y donde es obligatorio probar el “korvapuusti”, el tradicional bollo de canela finés.

El distrito del diseño: visita imprescindible

Un poco más adelante encontrarás la Iglesia de Johannes (Johanneksen Kirkko), un monumento gótico de ladrillo rojo y la iglesia de piedra más grande de Finlandia. Tras visitarla, dirígete al Design Museum (Designmuseo), uno de los museos más atractivos de Helsinki y auténtica meca mundial del diseño: el edificio es impresionante y su colección, particularmente el área dedicada al vidrio, no te dejará indiferente.

Aprovechando que te encuentras en el distrito del diseño, puedes dirigirte también a alguna de las múltiples galerías de arte que se sucederán a tu paso, así como tiendas y boutiques de nuevos diseñadores o incluso antigüedades. Vale la pena dedicar un rato a pasear por las calles que integran este distrito y descubrir sus pequeños espacios comerciales y expositivos.

El mercado de Kauppatori y otras sugerencias para comer

Continuando hacia el oeste hay otras tres atracciones que vale la pena visitar: la catedral luterana de Helsinki y la ortodoxa Uspenski, y el mercado de Kauppatori. En este último hay bastantes puestos de comida, tanto dulce como salada (por ejemplo: el tradicional lihapiirakka, un pastel de carne), por lo que puede ser una buena idea aprovechar para comer algo. Por cierto, junto al mercado está el muelle donde se puede coger el ferry a la isla de Suomenlinna: no te la pierdas si dispones de más de un día en la ciudad, es una pequeña isla con mucha vida y una antigua fortaleza realmente bonita.

Si prefieres algo más cómodo pero también muy auténtico para comer, no muy lejos, en Pitkänsillanranta encontrarás un restaurante muy famoso y peculiar: el Flying Dutch. Se trata de un antiguo barco reconvertido en restaurante que ofrece un entorno único para degustar sus platos más famosos: merilohikeitto (sopa de salmón) y rapusalaatti (ensalada de cangrejo).

Un paseo por Töölö

Pasea después por la bahía de Töölö (Töölönlahti) . En verano es posible bañarse y el resto del año recorrer su orilla es una experiencia realmente agradable. Además, esta bahía (que en realidad tiene apariencia de lago) está rodeada de parques y edificios emblemáticos, como la Ópera Nacional, el Finlandia Hall, el Museo Nacional de Finlandia o el Estadio Olímpico, del que dicen es el estadio más bonito del mundo.

Por dónde salir

¿Quieres acabar el día con un poco de marcha? Pues apunta bien estas tres direcciones: Kallio, Kamppi y Punavuori. Son las tres zonas donde se concentran la mayor parte de los fineses por la noche. En Kamppi y Punavuori abundan los bares y las discotecas, mientras que Kallio es el barrio más alternativo y joven.

Indique sus fechas de viaje para obtener las mejores ofertas hoteleras.