Hoteles en Formentera

Distancia (en línea recta)
  • 2,3 km
desde 384,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 219,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,8 km
Distancia (en línea recta)
  • 2,4 km
Distancia (en línea recta)
  • 3,5 km
Distancia (en línea recta)
  • 3,6 km
Distancia (en línea recta)
  • 3,1 km
Distancia (en línea recta)
  • 2,8 km
Distancia (en línea recta)
  • 3,5 km
Distancia (en línea recta)
  • 3,0 km
Distancia (en línea recta)
  • 2,8 km
Distancia (en línea recta)
  • 3,8 km
Distancia (en línea recta)
  • 3,2 km
Distancia (en línea recta)
  • 2,6 km
Distancia (en línea recta)
  • 2,4 km
Distancia (en línea recta)
  • 3,0 km
Distancia (en línea recta)
  • 2,4 km
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
Distancia (en línea recta)
  • 12,7 km
desde 242,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 12,8 km
desde 234,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 12,8 km
desde 200,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 12,8 km
desde 197,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 12,8 km
desde 111,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 12,9 km
desde 287,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 13,0 km
desde 221,00 €

Formentera, la isla de las cuevas

Formentera se ha mantenido tradicionalmente al margen de los circuitos turísticos masivos de las Islas Baleares. Sin embargo, sus encantos naturales le han impedido mantenerse en el anonimato durante mucho tiempo. Esta isla plagada de cuevas y rincones secretos es hoy en día casi un refugio, más anónima que Ibiza y menos expuesta y peor conectada que Mallorca. Aun así, y sobre todo gracias al “boca a boca”, Formentera cuenta con visitantes fieles que, una vez conocen este destino, repiten. El silencio, la playa y el vacío son seguramente los atractivos más potentes de esta isla que garantiza desconexión y “borrón y cuenta nueva” para quien lo esté buscando.

Un paseo por las playas de Formentera

El patrimonio natural es el atractivo más notorio de la isla de Formentera. Empezando por sus playas, habría que destacar en primer lugar Migjorn, ubicada en Sant Francesc de Formentera. Esta es la playa más larga de la isla, con casi 5 kilómetros de longitud. No en vano, ocupa toda la costa sur de Formentera y su arenal está enmarcado por la típica vegetación mediterránea, con sorprendentes pinos nacidos entre las rocas. Los que busquen el anonimato o se olviden el bañador, harán bien en acercarse a la playa de Sa Roqueta, en Pujols. Esta cala nudista es una de las joyas de la isla, a la que, como ocurre con otras playas de las Baleares, se debe llegar por un camino alejado de la vía principal. Aquí se puede tomar el sol con total libertad pero también hacer submarinismo, windsurf e incluso pescar. Los parajes naturales cobran protagonismo absoluto en Formentera, y alcanzan su máxima expresión en lugares como las Dunas-Es Arenal. Esta playa compuesta, como su nombre indica, por dos zonas, Las Dunas y Es Arenal, ofrece una hermosa perspectiva del ecosistema de dunas formadas por su increíble arena blanca y fina, e incluye también una zona nudista. Formentera es destino turístico para los propios mallorquines, y nadie mejor que ellos para revelar los secretos mejor guardados del archipiélago.