Hoteles en Dénia

Distancia (en línea recta)
  • 4,1 km
desde 80,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 30,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,5 km
desde 91,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 51,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 80,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 59,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 50,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 65,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,9 km
desde 45,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 119,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 96,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 7,6 km
Distancia (en línea recta)
  • 4,3 km
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
Distancia (en línea recta)
  • 3,1 km
Distancia (en línea recta)
  • 2,8 km
Distancia (en línea recta)
  • 5,0 km
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
Distancia (en línea recta)
  • 4,3 km
Distancia (en línea recta)
  • 2,2 km
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
Distancia (en línea recta)
  • 5,0 km
Distancia (en línea recta)
  • 4,7 km
Distancia (en línea recta)
  • 5,0 km
desde 39,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 6,4 km
desde 176,00 €

Denia, el encanto de las diosas

La ciudad alicantina de Denia se dedicó en sus orígenes a la diosa Diana, que dio nombre a la localidad. Ya sea por la benevolencia de los dioses o por sus atractivos naturales, esta localidad se convirtió desde muy pronto en uno de los puertos más activos de la Península Ibérica gracias a su ubicación estratégica. El buen clima y las conexiones de calidad convierten hoy en día a Denia en un destino turístico de primer orden muy destacado en la Comunidad Valenciana y en toda la costa mediterránea. Aunque sus orígenes se remontan a la época romana, la impronta árabe es quizás más notoria con ejemplos como el Castillo Musulmán, cuyos restos se conservan en el museo arqueológico. Varias civilizaciones dejaron su impronta en Denia, destacando especialmente los vestigios del siglo XVIII en la iglesia de la Asunción o el ayuntamiento, en cuya fachada todavía se pueden admirar algunos frisos del antiguo templo de Diana.

Espíritu campestre y urbanita, de la mano

La avenida de Marqués de Campo, donde tienen lugar gran parte de las celebraciones de Moros y Cristianos, con un ambiente cosmopolita, contrasta con el barrio de pescadores de Denia, la zona más popular de la ciudad antes de acercarnos al puerto comercial y deportivo. Al margen de sus instalaciones para el turismo, los atractivos naturales son los que han consolidado a Denia como un destino internacional. Sus veintidós kilómetros de costa hablan por sí solos, con grandes extensiones de arena fina en la parte norte que dejan paso a zonas más rocosas y pendientes en el sur. La Reserva Natural de Montgó es otro de los elementos que convierten a Denia en un refugio natural frente al mar, moteado por las casitas blancas con tejados de teja tan típicas de esta zona, conocidas como “riu-rau”. El encanto de sus calles y la actividad de su centro urbano conquistan a los visitantes fieles, que regresan año tras año en busca de naturaleza, mar y ambiente cosmopolita.

Indique sus fechas de viaje para obtener las mejores ofertas hoteleras.