Hoteles en Costa Calma

Distancia (en línea recta)
  • 1,6 km
desde 120,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,1 km
desde 120,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 132,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 155,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 20,0 km
desde 142,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 24,8 km
desde 75,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 25,6 km
Distancia (en línea recta)
  • 0,1 km
desde 108,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 155,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 110,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,4 km
desde 129,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 7,3 km
desde 133,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 9,4 km
desde 193,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 9,5 km
desde 213,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 9,7 km
desde 107,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 9,8 km
desde 174,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 9,8 km
desde 100,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 10,1 km
desde 92,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 10,7 km
desde 72,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 10,7 km
desde 73,00 €

La tentadora tranquilidad de Costa Calma

Como su propio nombre indica, Costa Calma es uno de esos destinos costeros idóneos para lograr un ambiente de relajación física y, también, espiritual, aleándonos del estrés del día a día. Las aguas vibrantes y cristalinas de su costa suponen un escenario perfecto tanto para disfrutar tumbados en la arena como para adentrarse en el agua y practicar algún deporte acuático. Sus zonas verdes, con su poco habitual flora y fauna, contrastan con los modernos y grandes hoteles que pueblan la localidad, dándole un aire atractivo muy genuino.

El encanto de la playa y las zonas verdes

La playa de Costa Calma sorprenderá a los visitantes con su ambiente relajado y sus arenas doradas, las cuales hacen de ella un lugar perfecto para disfrutar del tan afamado sol de las Canarias. Además, esa tranquilidad también es ideal para los que deseen hacer un poco de jogging o, por qué no, practicar la natación. Y, para esos momentos apartados del sol, siempre podemos acercarnos a alguno de los cafés y bares de la playa, donde poder sentarnos y relajarnos mientras nos refrescamos con un zumo recién exprimido, o recuperamos fuerzas con alguno de sus pescados frescos.

Un ambiente distinto en Costa Calma lo encontraremos en algunos de sus parques y zonas verdes, no sólo por las increíbles vistas de las montañas que podremos disfrutar, sino también por sentirnos rodeados de una flora y fauna muy exótica, desde las imponentes palmeras que tanto abundan a las preciosas abubillas.

La tradición en Costa Calma

Una de las costumbres más arraigadas en Costa Calma y que ha conseguido sobreponerse a la invasión turística de las últimas décadas es el Mercadillo del domingo, un típico rastro local en el que la variedad de los productos y el ambiente suponen un atractivo típico de estas pequeñas localidades.

Comer en Costa Calma

Con tal afluencia de visitantes durante todo el año, la oferta culinaria de Costa Calma es muy variada y cosmopolita. Un ejemplo de esto es L’Aperipizza, un local de comida de genuina comida italiana especializado en pizzas y calzones con productos muy frescos y un trato encantador (CC Plaza, Planta Baja, 35627, Costa Calma).

Indique sus fechas de viaje para obtener las mejores ofertas hoteleras.