Hoteles en Colmar

Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 110,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 6,2 km
desde 51,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 123,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 132,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 132,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 155,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,1 km
desde 76,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 107,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 69,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,0 km
desde 79,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,5 km
desde 80,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 78,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 60,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 69,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,5 km
desde 59,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 62,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 123,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 69,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,6 km
desde 72,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 130,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 106,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,7 km
desde 115,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 45,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 49,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km

Colmar: esencia medieval

La magnificencia medieval se da un homenaje en Colmar, una villa por la que el paso del tiempo parece haberse congelado hace siglos. Y es que esas casas floridas y pintorescas, las iglesias antiguas y sus calles adoquinadas le dan un aire único en el que se puede respirar una época que ya no tenemos y que, junto al canal y la cálida luz que acompaña en los atardeceres, podemos revivir como si estuviéramos en una película o, mejor, como si hubiéramos viajado en el tiempo.

Un festival arquitectónico

Una de las más peculiares y, a la vez, interesantes atracciones de Colmar es la reconocida Casa de las cabezas, una obra maestra del siglo XVII en cuya fachada podremos observar más de 106 cabezas y máscaras que expresan sentimientos tan dispares como nos podamos imaginar.

En esta ciudad también tendremos una agradable y simpática sorpresa, ya que también podemos acercarnos a la Estatua de la Libertad pero sin estar en Nueva York. La de aquí es una pequeña réplica de 12 metros que fue construida en honor a Auguste Batholdi, el escultor de la famosa estatua americana, que nació en esta localidad.

Un altar sagrado

En las estancias de uno de los más antiguos monasterios de la localidad podemos acceder al Museo Unterlinden, uno de los más prestigiosos de Francia. Su colección abarca artefactos de la Edad Media y el Renacimiento, entre los que destaca indudablemente el Altar de Issenheim, cuyo retablo, elaborado en el siglo XVI, es sin duda una de las obras de referencia de su época.

Comer en Colmar

Para disfrutar de la mejor gastronomía local, a la vez que de un espacio típico de Colmar, podemos acercarnos al Restaurante Hammerer, cuya carta nos ofrecerá los mejores platos de la cocina tradicional en la que destacan especialmente sus carnes, sus postres y, cómo no, sus excelentes vinos (Place Haslinger, 3. 68000 Colmar, Francia).