Hoteles en Cáceres

Distancia (en línea recta)
  • 1,3 km
desde 69,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 45,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 90,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 297,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 74,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 45,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,3 km
desde 110,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 52,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 45,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 8,0 km
desde 95,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 50,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
desde 230,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
Distancia (en línea recta)
  • 0,2 km
Distancia (en línea recta)
  • 1,4 km
Distancia (en línea recta)
  • 6,2 km
desde 70,00 €

Cáceres, punto de encuentro entre dos mundos

A pesar de mantenerse tradicionalmente más al margen de los grandes destinos y rutas turísticas españolas, Cáceres se puede designar, sin temor a equivocarse, como una de las ciudades más acogedoras y carismáticas de España. Más de diez torres dominan el barrio histórico de la ciudad, que está delimitado por las antiguas murallas árabes. Las callejuelas recortadas dan buena cuenta del carácter medieval de esta zona de la ciudad, que contrasta con el equilibrio de los palacetes renacentistas. Paseando por estas calles, no es difícil comprender por qué la UNESCO designó este barrio histórico como Patrimonio de la Humanidad. El propio trazado de la ciudad tiene mucho que ver con su historia, y es que Cáceres está estrechamente ligada a la Vía de la Plata, una antigua vía romana que conducía desde Sevilla hasta Astorga, y que los peregrinos siguieron posteriormente en el Medievo para llegar hasta Santiago. Sin embargo, la historia cacereña se remonta a muy atrás. Concretamente, la antigua “Norba Caesarina” fue fundada en el año 34, aunque alcanzó su máximo esplendor tras la llegada de los árabes, a partir del siglo XII, hasta que Alfonso IX de León la recuperó para los cristianos.

Punto de encuentro antes del descubrimiento de América

El apogeo económico del siglo XV permitió a la ciudad tener un papel protagonista en la expedición que partía en la búsqueda de una nueva ruta a las Indias. La época colombina es seguramente la de mayor impronta en la ciudad, donde nobles e hidalgos se han disputado el poder durante siglos. Las reyertas cobraron especial vigor bajo el reinado de Isabel II, que ordenó eliminar los torreones de los nobles para suavizar la competencia. La parte fortificada de Cáceres conserva hoy en día las torres defensivas como la de Bujaco, Yerba o la del Horno. Para visitar esta zona tendremos que atravesar el Arco de la Estrella, un impresionante trabajo de Manuel de Lara Churriguera, que acuñó incluso en España un particular estilo con su mismo nombre. La Plaza de Santa María, el Palacio Carvajal o el del Mayoralgo, el más grande de la ciudad, son monumentos que no se pueden perder.

Indique sus fechas de viaje para obtener las mejores ofertas hoteleras.