Hoteles en Basilea

Distancia (en línea recta)
  • 1,6 km
desde 145,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 157,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,5 km
desde 127,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,4 km
desde 120,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,5 km
desde 127,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,7 km
desde 278,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,1 km
desde 152,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,7 km
desde 108,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,4 km
desde 105,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,5 km
desde 94,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 133,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
desde 111,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,2 km
desde 122,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,1 km
desde 152,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,3 km
desde 141,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 166,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,5 km
desde 133,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,6 km
desde 151,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,1 km
desde 134,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,4 km
desde 65,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,4 km
desde 104,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,1 km
desde 180,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,4 km
desde 135,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 237,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 97,00 €

Basilea – Una ciudad con mucho encanto cultural e histórico

Basilea, la capital cultural de Suiza, aúna muchos aspectos que pueden parecer opuestos, lo cual le otorga una combinación y un espíritu único en cuanto a la convivencia, al estilo, y a la calidad de vida. Su afamado teatro, sus numerosos museos y la elaborada arquitectura de la ciudad reflejan el sentido de la tradición que aquí se vive. Al mismo tiempo, también se ha conformado como una ciudad muy agradable para pasear y disfrutar en familia, sobre todo gracias a su concepto de ciudad cosmopolita y a su centro libre de tráfico.

Explorando el centro de la ciudad en tranvía o en bicicleta

A Basilea se puede llegar por avión, desde la mayoría de los principales aeropuertos europeos, o también yendo al aeropuerto de Zurich, que está bastante cerca. Dado que la mayoría de los hoteles tienen parking propio, también se puede ir en coche cómodamente. En la mayor parte del centro de la ciudad está prohibido el tráfico motorizado, pero su magnífico sistema de tranvías te garantiza una movilidad plena. Además, Basilea también se puede considerar como una de las ciudades más adecuadas y mejor adaptadas para moverse en bicicleta.

Recuerdos de tiempos pasados

Una atracción muy interesante en Basilea es montar en el Kandertalbahn, una antigua locomotora de vapor que, partiendo muy cerca de la estación de tren de Badischer Bahnhof, te llevará en un trayecto impresionante por el valle de Kander.

Si te acercas a la Tinguely-Brunnen, o Fuente de Tinguely, podrás ver un magnífico espectáculo de figuras y esculturas animadas que se mueven con el agua y la electricidad. Esto se debe a que aquí se encontraba el antiguo teatro de la ciudad, y Jean Tinguely quiso de esta manera hacer un homenaje a aquellos actores y bailarines que demostraban aquí sus artes y talentos.

Música clásica y bellas artes en Basilea

Basilea es considerada por muchos como la capital cultural de Suiza. Seguramente, los casi 40 museos que hay en la ciudad han influido enormemente en esta definición. Uno de los museos que deberás visitar aquí es el Museo de Arte, o Kunstmuseum, que en 2013 fue elegido por el periódico inglés “The Times” como uno de los 10 mejores museos europeos.

Para los amantes de la música clásica, una excelente propuesta, además de la afamada Orquesta sinfónica, es un concierto en Schola Cantorum Basiliensis.

Dónde comer en Basilea

Los que visiten Basilea podrán disfrutar de una experiencia inolvidable, y de una atmósfera histórica en el Mühle Allschwil. Esta casa tradicional fue construida en el siglo XVII, y desde su restauración en 2012, ha venido ofreciendo una de las mejores y más exclusivas cocinas francesas y mediterráneas de la ciudad. Si, por el contrario, prefieres comer algo típico suizo, puedes acudir al Kohlmanns, de aspecto más rústico y tradicional, y con platos inspirados por la gastronomía típica de la ciudad y la región de Baden.