Hoteles en Bamberg

Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 184,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 114,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 130,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,7 km
desde 79,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,8 km
desde 79,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,9 km
desde 85,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 145,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,1 km
desde 89,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 89,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,7 km
desde 59,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 120,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,1 km
desde 82,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 89,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 91,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,3 km
desde 89,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,3 km
desde 69,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,5 km
desde 59,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 169,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,2 km
desde 84,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,4 km
desde 98,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 79,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,6 km
desde 90,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,9 km
desde 78,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
desde 49,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 0,5 km
desde 120,00 €

Bamberg, la joya de Baviera

El estado libre de Baviera es el más poblado, rico y turístico de toda Alemania, y ofrece a sus visitantes muchos rincones de ensueño que le permiten a uno viajar en el tiempo y volver hasta la alta edad media y disfrutar de unos paisajes naturales de cuento de hadas. Un viaje de negocios a Munich puede transformarse en un fin de semana inolvidable mientras se descubren las bellezas de Baviera, disfrutando de la gastronomía, de las tradiciones y, cómo no, de las cervezas artesanales de la región. Bamberg es la joya de Baviera, una pequeña ciudad de casi 100.000 habitantes que ostenta el título de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Cómo llegar a Bamberg

La ciudad de Bamberg no tiene aeropuerto propio, pero dispone de un completo y eficiente servicio de ferrocarriles que la conectan con otras ciudades de la zona, con la capital del estado de Baviera y también la ciudad más importante de la región: Munich. Con tan sólo dos horas de tren, se dejará atrás el bullicio de la capital para entrar de lleno en otra dimensión, donde el tiempo parece haberse parado. Otra opción interesante es recorrer los pueblos de Baviera en coche, ya que el sistema de autopistas y de carreteras goza de una gran calidad y seguridad vial.

Qué ver en Bamberg

Bamberg es una de las ciudades más bonitas de Baviera y ofrece a los visitantes lo mejor de la región: un patrimonio artístico de valor incalculable, paisajes de ensueño y una gran tradición gastronómica. Los orígenes de la ciudad se remontan a la Alta Edad Media, cuando los monjes benedictinos empezaron la evangelización de la zona, aunque el evento más importante que permitió que Barmberg se trasformase en la joya que es hoy en día fue la formación de una nueva diócesis y, consecuentemente, de su catedral, dedicada a los santos Pedro y Jorge, cuyo esplendor se puede apreciar hasta nuestros días. La construcción de la Catedral de Bamberg empezó en el año 1007 y, tras varias modificaciones y reconstrucciones, fue terminada en el siglo XIII. Se trata de un templo de estilo románico y gótico, uno de los más importantes de Alemania, y en él se encuentran los restos del Papa Clemente II y del rey Enrique II.

Al ser la sede de un obispado, los seculares y los burgueses tardaron en poder formar un gobierno de la ciudad. Por ello, el antiguo Ayuntamiento está asentado en una pequeña isla artificial en el lecho del río Regnitz y su construcción empezó a finales del siglo XIV, prolongándose hasta el periodo barroco. La ubicación del Ayuntamiento sirve como referencia ya que antiguamente dividía la ciudad en dos partes: el núcleo originario alrededor del obispado y la zona de los seculares, donde se desarrollaban el comercio y los negocios. No obstante, lo más bonito de Bamberg es sin duda perderse por sus callejuelas medievales y apreciar el encanto de sus edificios, el aire bávaro que se respira, las casas construidas a orillas del río y, por qué no, entrar en una de sus muchas tabernas y saborear una buena cerveza.

Dónde comer en Bamberg

El sur de Alemania tiene una antigua tradición gastronómica y el estado de Baviera aúna la tradición de Suabia y de Franconia. Por lo tanto, Bamberg es un lugar atractivo para los visitantes no sólo por su belleza, sino también por su excelente cocina y oferta de restaurantes. El más famoso es sin duda Schlenkerla, uno de los clásicos de la ciudad, que además de carnes especiadas y asadas en su punto, ofrece una cerveza de cosecha propia con un característico sabor ahumado. Se trata de un local lleno de historia, ya que sigue funcionando desde hace casi 500 años.

A poca distancia desde el Ayuntamiento, se encuentra la tradicional taberna bávara Mahr’s Brau, que ofrece a los comensales una gran variedades de cervezas locales y platos de la tradición gastronómica de la zona. Muy recomendables las carnes asadas y el servicio es atento y amable.

El Restaurant Alt-Ringlein es otra opción segura para empaparse de tradiciones bávaras. No dispone de una carta muy extensa, ya que ofrece comida fresca de temporada y productos locales. Muy recomendables las pastas frescas y los asados. Y, por supuesto, una carta de cervezas locales para satisfacer a los amantes de esta bebida.

Dónde encontrarlos:

Restaurante Schlenkerla
Dominikanerstrasse 6 | Innenstadt, 96049 Bamberg;

Mahr’s Brau
Wunderburg 10, 96050 Bamberg;

Restaurant Alt Ringlein
Dominikanerstrasse 9 | 96049 Bamberg.

Indique sus fechas de viaje para obtener las mejores ofertas hoteleras.