Hoteles en Ankara

Distancia (en línea recta)
  • 5,6 km
desde 115,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 8,0 km
desde 84,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 21,5 km
desde 51,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,3 km
desde 61,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,7 km
desde 81,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 6,0 km
desde 73,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 60,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,8 km
desde 68,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,5 km
desde 45,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 5,3 km
desde 318,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 8,0 km
desde 40,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
desde 36,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,8 km
desde 81,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,2 km
desde 50,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,5 km
desde 45,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 4,2 km
desde 42,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 5,3 km
desde 75,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,1 km
desde 74,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,2 km
desde 40,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,0 km
desde 39,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,7 km
desde 41,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,1 km
desde 35,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 1,0 km
desde 23,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 3,9 km
desde 40,00 €
Distancia (en línea recta)
  • 2,4 km
desde 34,00 €

Un día en Ankara

La capital de Turquía es, para muchos, una gran desconocida. La mayor parte de los turistas eligen Estambul y Capadocia para sus viajes a este país, pero si tienes la oportunidad, no dejes de visitar Ankara, esconde tantas maravillas como sus ciudades vecinas y te cautivará su tranquilidad. Y lo mejor es que en un tour de un día puedes descubrir la mayor parte de ellas.

Comienza por la Ciudadela

¿Por dónde empezar? Nuestra recomendación es que partas de uno de los lugares más bonitos y concurridos de la capital turca: la Ciudadela. Es la zona antigua y, sin duda, una de las más singulares de esta ciudad. Aquí se encuentra el Museo de las Civilizaciones de Anatolia, uno de los museos arqueológicos más completos del mundo y que se encuentra en un antiguo bazar remodelado para este fin. Muy próximo encontrarás otro punto de interés: el Castillo de Ankara.

Aprovecha tu paseo por la ciudadela para callejear y conocer los vestigios romanos y bizantinos que aún se conservan en la zona. Y es que en esta área de la ciudad encontrarás más ejemplos de arquitectura tradicional que en ninguna otra. Muchas de las casas antiguas que hay por la zona han sido perfectamente restauradas y hoy albergan restaurantes y bares interesantes, por eso ésta puede ser una buena zona para tomarte un respiro y parar a comer. Un buen ejemplo paro esto es el Zenger Pasha Restaurant.

Un paseo por Kizilay, la zona más comercial

La tarde puedes dedicarla a conocer la zona administrativa de Ankara, mucho más moderna y donde realmente podrás sentir la vida local: el barrio de Kizilay, que recibe este nombre porque en su plaza central se encuentra la sede de la organización Media Luna Roja (“Kizilay” en turco). Es una zona con muchísimo ambiente y donde encontrarás todo tipo de comercios y áreas de esparcimiento. Aprovecha para tomarte un café acompañado por alguno de los típicos dulces turcos, como los baklava, pastelitos de un finísimo hojaldre rellenos de frutos secos y miel.

Las mejores vistas están en Çankaya

Dirígete después hasta Çankaya. Está en el lado opuesto de la colina en la que se encuentra el Castillo de Ankara. Es el distrito metropolitano por excelencia y alberga los edificios administrativos y financieros más importantes. En sus cuidadas calles verás preciosas casas y aquí es donde se encuentran las embajadas. Además, si tienes tiempo, encontrarás una amplia oferta de teatros, cines y actividades culturales.

En Çankaya, además, está la Torre de Atakule, una moderna torre de comunicación que es, a su vez, un mirador espectacular. De hecho, aquí hay un restaurante giratorio que, al cabo de 90 minutos, habrá dado la vuelta entera. ¿Se te ocurre una forma mejor de ver toda la ciudad?

Alternativas para cenar

Si el restaurante de la Torre de Atakule no te convence, las posibilidades para cenar en Ankara son infinitas. Aquí van varias y variopintas propuestas, para que tengas dónde elegir: en Gaziosmanpassa está el que, dicen, es el mejor restaurante de la capital, el Trilye Restaurant, cuyo pescado tiene un enorme éxito. Si te apetece pescado pero prefieres algo más tradicional, puedes probar fantásticos platos de raki en cualquiera de los restaurantes que ocupan la calle Sakarya. Finalmente, para un plan más alternativo, en Kizilay hay multitud de puestos callejeros en los que podrás comer algo rápido y a muy buen precio.